El lobo siempre ha sido el malvado de los cuentos y son muchas las historias en los pueblos en las que se cuenta como el lobo atacó al alguna persona o acabó con todo el ganado. En más de una de estas aldeas todavía se les dice a los niños que no salgan de noche porque pueden encontrarse con el lobo.

Con todo esto, el lobo siempre ha ejercido una cierta fascinación en muchas personas, que lo admiraban al mismo tiempo que lo temían. Y algo muy humano es tratar de poseer lo que nos gusta, sin valorar demasiado las consecuencias.

Y quizás haya sido así que los perros-lobos han llegado a la vida del hombre. En algunos casos debido a que hembras de perro han quedado preñada de lobos salvajes, en otras, como consecuencia de lobos que han sido criados como perros al ser recogidos de cachorros.

En cualquier caso,  siempre ha sido más o menos habitual encontrar de vez en cuando uno de estos híbridos en los pueblos en los que hay lobos cerca aunque no era algo buscado, sino circunstancial.

Es posible encontrar híbridos entre perros y lobos que se usan como mascotas

Existen razas de perro que tienen mucho en sus genes del instinto del lobo, como ocurre con algunos perros de tiro, pero no tienen nada que ver con los híbridos de los que estamos hablando, que no son producto de una larga evolución, sino que son fruto directo de un animal salvaje y un perro doméstico.

El comercio de perros es un negocio lucrativo y siempre hay modas y personas que quieren ir un poco más allá que el resto. Por eso, algunos pensaron que podía ser una buena idea juntar perros y lobos para su comercialización, y así fue como en algunos países comenzaron a popularizarse en ciertos sectores los perros-lobos.

Y así también fue como comenzaron los problemas con estos perros que no son perros al cien por cien y que conservan por tanto gran parte del instinto salvaje del lobo que llevan en sus genes.

Problemas con su caracter

El problema de los híbridos de perro y lobo es muy serio y no se puede tomar como algo sin importancia. El perro lleva conviviendo con el hombre miles de años. Hay estudios que dicen que la relación comenzó hace ya quince mil años pero otros hablan de mucho más del doble. El lobo ha sido siempre un animal salvaje.

Aunque emparentados, hoy son dos animales muy distintos, con un modo de actuar y un instinto totalmente diferentes.  A lo largo de estos años, hemos visto como perros y lobos se han cruzado ocasionalmente de forma accidental, pero también se han cruzado de forma buscada.

En algunos países ha sido habitual mezclar ciertas especies de perro con lobo para conseguir animales más fieros, sobre todo si se necesitaban para cazar animales de gran tamaño. Incluso para lograr perros de aspecto más exótico que cumplieran con los requisitos de determinados compradores.

Se considera un híbrido de lobo aquel animal que tiene un lobo en su árbol genético hasta la quinta generación, es decir, no solo el cruce directo sería considerado perro lobo, también sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos aunque todos ellos fueran concebidos con perros. En muchos casos se fija que el porcentaje de lobo debe de ser de menos de un 20% para considerarse perro.

El instinto agresivo de los lobos puede ser un problema en estos cruces entre perros y lobos

Los perros cruzados con lobo han demostrado ser animales muy difíciles para la convivencia con el hombre, ya que siguen teniendo un fuerte instinto salvaje. Son animales que no pueden ser manejados por cualquiera, sino que necesitan de auténticos adiestradores con experiencia en híbridos para poder ser manejados.

Esto los convierte en animales potencialmente peligrosos en manos de la gran mayoría de la población, que además desconocen las características de este tipo de perros, esperando de ellos la respuesta habitual de cualquier otro can.

Se trata de animales rebeldes, impredecibles y que si no se les impone la disciplina debida en el modo correcto de hacerlo, pueden llegar a desarrollar actitudes violentas hacia otros animales (su instinto cazador) e incluso hacia las personas ya que no las reconocen como sus dueños o líderes, viéndose mucho más fuertes que los humanos.

Los problemas con estos animales allá donde se han permitido criar y tener han sido importantes y han venido a demostrar que no se trata de mascotas y que el lado salvaje del animal es muy importante. Al ser ejemplares fuertes y de gran tamaño, el riesgo está servido.

Legislación vigente para los perros cruzados con lobos

En España, actualmente, está prohibido tener un híbrido de perro y lobo salvo casos de núcleo zoológico y autorización expresa. En muchos puntos de la península el lobo está en peligro de extinción y a este problema se ha unido el que algunos lobos han empezado a mezclarse con perros salvajes abandonados.

Se calcula que es posible que el 4% de los lobos que hay actualmente en España sean cruce con perros, lo que a medio y largo plazo podría poner en peligro la raza de lobo ibérico. En algunos puntos del país se han tomado medidas drásticas, como matar a los animales que se han localizado y que han resultado ser híbridos.

Lobo ibérico cruzado con perro

Esta desgraciada medida pretende impedir que los genes del perro sigan mezclándose con el lobo, pero no deja de ser muy desafortunado realizar matanzas de animales cuyo único pecado ha sido actuar por instinto. No debemos de olvidar que si hay perros salvajes en el bosque es porque el hombre los ha abandonado allí a su suerte.

En occidente la tendencia es prohibir este tipo de híbridos por el peligro que suponen para la supervivencia de las razas de lobos y porque los animales resultantes pueden resultar altamente peligrosos. Por eso, cada vez es más frecuente que no se permita la tenencia de híbridos ni su comercio.

Existen ciertas razas que tienen fama de ser híbrido de lobo, pero que no lo son en absoluto, como es el caso del Husky Siberiano o del Alaskan Malamute. Evidentemente son animales más cercanos genéticamente al lobo que otras razas, pero su separación es clara y evidente.

El husky siberiano se suele confundir con un híbrido de perro y lobo, pero no es así

Un caso curioso es el del perro lobo checoslovaco. Este animal es producto de un cruce de lobo europeo con perros pastores alemanes fruto de un experimento realizado en 1955. Desde el año 1983 no se han vuelto a incluir lobo en su línea genética.

Este perro no es considerado un híbrido, sino que se trata de una raza reconocida y su carácter es de perro, siendo extraordinariamente leal. Ni siquiera está incluido en el listado de perros peligrosos, aunque como sucede siempre con animales de gran envergadura es imprescindible que tengan un propietario que sepa educarlo correctamente.

Un perro pequeño que no tiene la suficiente educación y disciplina es un problema para su dueño, pero un perro grande puede ser un problema para todos los que conviven con el animal independientemente de que tenga o no porcentaje de lobo en sus genes.