A estas alturas muchos se estarán preguntando si los perros pueden o no pueden ver la televisión. Lo cierto es que todo depende del tipo de televisión que tengamos. Podemos ver movimiento en la televisión gracias a que las imágenes se suceden rápidamente.

Para que el ojo humano no vea una sucesión de imágenes estáticas es necesario que el televisor tenga una frecuencia superior a los 40 Hz. Esto quiere decir que deben de proyectarse cuarenta imágenes por segundo como mínimo. Por eso, los televisores antiguos tenían ya una frecuencia a partir de los 50 Hz.

En el caso de los canes, al tener mejor vista, necesitan una mayor frecuencia, de por lo menos 75 Hz. Las televisiones modernas superan en su mayoría los 100 Hz por lo que podemos decir que, ahora sí, los perros pueden ver las imágenes en movimiento de la pantalla, cosa que no podían hacer en los antiguos televisores.

La siguiente pregunta es un poco más complicada, ¿les gusta la televisión a los perros? La respuesta es que depende del animal. Los perros muy nerviosos e inquietos no suelen entretenerse con las imágenes de la caja tonta, pero los más tranquilos pueden encontrar agradable observar la tele, del mismo modo que les gusta mirar por una ventana.

Algunos perros se muestran nerviosos si los programas muestran demasiadas luces y movimiento, mientras que disfrutan si se trata de un programa relajado con una música tranquila.

También parece demostrado que a los perros les gustan los programas en los que aparecen otros canes y que se sienten a gusto si la televisión está situada baja, a su altura, y la cámara grava a ras de suelo, que es el modo en el que el animal ve el mundo.

Lo que no sabemos son los índices de audiencia perruna que puede tener este canal de la televisión israelí ni tampoco cuales son los programas que figuran entre los más vistos por los canes de ese país, pero seguro que no tardaremos en tener algún tipo de informe al respecto, seguramente patrocinado por alguna famosa marca de pienso.