Hacer una dieta saludable

  • Desayunos. Llevar un control de los alimentos que tomamos no debe ser sinónimo de dejar de comer para perder peso de forma rápida. De las cinco comidas que debemos tomar al día, el desayuno es la más importante por lo que debemos poner especial cuidado en lo que comemos nada más levantarnos. Te recomendamos mezclar cereales que sean ricos en fibra con poco azúcar y con un yogur desnatado o de soja, agitando éste previamente. Para los que prefieran desayunar ‘algo salado’, pueden optar por comer tostadas integrales o que contengan cereales y añadirle queso fresco y una loncha de pechuga de pavo. Si te gustan los zumos hazlos siempre naturales, es decir, con una licuadora o con ayuda de una batidora eléctrica; si no te es posible hacerlo tú mismo, compra siempre zumo bajo en azúcar.  O si quieres algo más consistente que un zumo, puedes echar fruta fresca troceada con zumo de limón y queso fresco batido en una licuadora y preparar tu propio batido.
  • Tomar té. Una forma sana de refrescarnos mientras cuidamos nuestra salud y ayudamos al proceso de perder peso es tomando alguno de los diferentes tipos de té, y los tres que te recomendamos son el rojo, el blanco y el verde. El té rojo es diurético y ayuda a evitar la retención de líquidos, además, ayuda a realizar la digestión, es buen antioxidante y ayuda a eliminar con más facilidad los depósitos de colesterol. Podéis añadirle azúcar moreno o miel si el sabor os es demasiado amargo. El té blanco también es diurético y ayuda a mejorar la digestión así como hacer que quememos las grasas con mayor rapidez y por lo tanto reducirla con más facilidad. Como los demás, el té verde ayuda a quemar grasas, es anticancerígeno y antioxidante; pero si lo queremos utilizar para perder peso de forma rápida te recomendamos consumirlo media hora antes de irnos a dormir o de hacer ejercicio.

El té, en cualquiera de sus variedades, puede ayudarte mucho

  • No comer entre horas. Para controlar nuestra alimentación debemos hacer 5 comidas al día, y fuera de ellas consideraremos que estamos ‘picando entre horas’. ¿Cómo evitarlo? ¿Cómo saciar esa hambre? Lo primero es saber distinguir si necesitamos ingerir comida por necesidad física o psicológica. En este último caso debemos sustituir la ansiedad o el aburrimiento por una actividad, ya sea física o mental, que nos mantenga distraídos. El estómago se acostumbra rápido si somos constantes, por lo que manteniendo una correcta rutina alimentaria pronto notaremos que nuestro apetito se adapta a aquello que le ingerimos. Utiliza en tu dieta comidas ligeras pero ricas en fibra o que sacien nuestra hambre como los frutos secos, champiñones o sopas. Si no puedes aguantar entre ‘una comida y otra’, no te preocupes, hay modos de comer sano entre horas. Para ello consume alguna pieza de fruta, yogur, té o zumo natural; los primeros días igual lo necesitas pero poco a poco tu sistema digestivo se irá acostumbrando.

Podemos elegir comida sana para picar entre horas

  • Comer fibra. Y precisamente la fibra es esencial para perder peso porque es un elemento que encontramos en algunos alimentos y que es saciante. Esto significa que con una cantidad pequeña ‘engañan’ a nuestro estómago haciéndole creer que está lleno y mantiene esa sensación durante más tiempo. Una vez que del estómago pasa al intestino va absorbiendo la grasa para que no sea nuestro cuerpo el que la vaya acumulando. Desde el punto de vista de nuestra salud, está demostrado que la fibra ayuda a prevenir la diabetes, el cáncer de mama o de colon así como otras enfermedades cardiovasculares. Al absorber parte de los alimentos y su grasa, evita retener líquidos en nuestro cuerpo y nos ayudar a ‘ir al baño’ con más frecuencia. ¿Qué productos tienen un alto contenido en fibra? Las legumbres, los cereales, los hidratos de carbono integrales o las frutas como las fresas, el limón y la naranja.