La cucurbitacina es un compuesto de estas pepitas que ayuda a prevenir y solucionar problemas como los del engrandecimiento de la próstata que causa este tipo de molestias como las que describíamos anteriormente, además de por supuesto, un crecimiento anormal se este órgano masculino.

Pero también la simple inflamación de la próstata o del sistema urinario (así como su infección), se pueden tratar al ingerir pepitas de calabaza por lo menos una vez al día, lo cual se puede emplear como una forma de prevención o como un tratamiento.

Cómo consumir las pepitas de calabaza

En ayunas una cucharada de estas pepitas o semillas nos resultará en grandes beneficios pues con esto bastará para recobrar la salud de la próstata de forma natural y segura. Además estas pepitas también impulsan la actividad cerebral y mantienen el tracto intestinal en perfecto estado, por lo que es un alimento que no puede faltar en la alacena de los adultos mayores, ya que también las mujeres se ven beneficiadas de su acción diurética y antiparasitaria.

Los beneficios de estas pepitas para la próstata

No está de más saber que no solamente las pepitas benefician la salud de la próstata sino que también el aceite que se obtiene de las semillas es bueno para la salud del hombre. Así que aliñar una ensalada con este aceite y además agregar papitas a esta para aportarle un toque crocante no solamente nos da una rica ensaladita, sino que nos proporciona un combo a la salud.

Pero bueno, además comer estas pepitas no tiene por qué ser aburrido sino que se pueden llenar de sabor a fin de comerlas toda la semana sin repetir gustos porque son excelentes como snacks si las tostamos y las adicionamos con sal marina, chile, curry, limón y pimienta, o cualquier sabor salado de nuestra elección. Y para ese antojo dulce, garapiñarlas es riquísimo con azúcar y vainilla, con canela o con una mezcla de especias aromáticas ¡Delicioso y saludable!