Dependiendo de las características peculiares de tu macota tendrás que prestar más atención a las distintas situaciones que se puedan dar. Una de las habitaciones más peligrosas puede ser el cuarto de baño aunque pueda parecer que es una de las habitaciones más seguras. En él se encuentran productos de higiene, o de limpieza que pueden ser mortales e incluso hay que tener cuidado con la tapa del bate pues según el tamaño de tu mascota puede producirse ahogamientos. Las puertas también pueden causar daños a tu mascota porque pueden quedarse atrapadas, ser aplastadas o golpeadas con ellas dependiendo claro esta del tipo de mascotas que poseas.

Hay que prevenir cualquier peligro para nuestras mascotas

Uno de los accidentes más comunes y tontos sucede  cuando las mascotas son aplastadas por sus propios dueños a la hora de sentarse sin mirar. Uno de los lugares más peligrosos de la casa es la cocina ya que pueden sufrir quemaduras. Aparte de los peligros mencionados deberás tener cuidado con elementos como las monedas, las bolitas de alcanfor, los cables eléctricos, los balcones o cubos de basura. Incluso elementos que nunca nos percatamos como el monóxido de carbono o la nicotina que suelen estar presente en nuestros hogares.

Es importante cuidar todos estos elementos para evitar que estos seres tan queridos para la familia pudieran sufrir algún daño. Para ello la mejor solución que existe es una correcta prevención.