Los bosques son muy importantes para el medio ambiente, no sólo porque los árboles ayudan a oxigenar el aire sino también porque allí viven unos 1.600 millones de personas y habitan 2.000 millones de culturas indígenas.

Alrededor del planeta, los bosques desaparecen a pasos agigantados. Todos los años perdemos, a nivel mundial, una cantidad de bosques por el equivalente a la superficie de Grecia. La deforestación es una de las principales causas por las cuales se pierde la biodiversidad del planeta año tras año.

Una de las razones principales de la desaparición de los bosques es la conversión de los mismos en campos de cultivo. Actualmente, los bosques tropicales corren mayor riesgo, ya que son muy importantes para la biodiversidad pero se disminuyen 6 millones de hectáreas cada año.

Con un 53 % de la deforestación mundial, el Amazonas es la mayor víctima de la desaparición de árboles de todo tipo, incluyendo selvas tropicales y bosques. Para representar el tamaño de selva que se pierde cada segundo, podríamos decir que equivale a una cancha de fútbol profesional. Si nada cambia, la selva amazónica dejará de existir en el año 2150. La principal causa de la desaparición de la misma es la agricultura itinerante, ya que se talan los árboles de forma anárquica para cultivar la tierra. Los campesinos queman miles de hectáreas al año, desatando incendios descontrolados que liberan inmensas cantidades de dióxido de carbono.

Otro de los motivos de la deforestación es la explotación comercial de la madera. Se cortan árboles al ras para ser vendidos, aunque solamente el 30 % de la madera cortada es comercializada luego del proceso de transformación. De esta forma, el corte selectivo y al ras representa un despilfarro de madera y un peligro para la biodiversidad.

Los cultivos dominantes como la soja empujan a los bosques hacia adentro, transformándose en la primera causa de la deforestación.

Muchos mamíferos de los bosques tropicales se refugian en los árboles para escapar de los depredadores. Si deforestan los bosques, miles de mamíferos se extinguirán junto con las especies de árboles que habitan los mismos.

Por otra parte, las aves también sufren la deforestación, ya que dependen de los árboles para construir sus nidos, así como buscar refugio y alimento. Algunas aves de los bosques americanos y asiáticos se encuentran en peligro de extinción.

Los reptiles también están amenazados por la deforestación, ya que necesitan las sombras de los árboles para enfriar sus cuerpos durante el verano debido a que sus cuerpos no pueden regular su propia temperatura. Sin los bosques tropicales y las selvas, los reptiles deberían buscar otros terrenos donde refugiarse y encontrar comida.

En cuanto a la flora, el peligro es mayor. La deforestación afecta directamente a los árboles pero, indirectamente, pone en riesgo a las flores que pueblan el suelo de los bosques. Muchas plantas se cubren de la luz solar directa y del agua de lluvia gracias a los árboles. Sin ellos, la subsistencia de muchos tipos de flores y plantas

El planeta necesita árboles para seguir funcionando y los humanos los necesitamos para seguir viviendo. La deforestación pone a nuestro mundo en un terrible riesgo que no podremos evitar si seguimos talando los bosques y las selvas que lo pueblan.