Lo mejor para evitar más problemas de los que sin duda vamos a tener durante el periodo de aprendizaje con nuestro acuario, es conocer que tipos de peces son más sencillos de mantener y que además son  más resistentes. De este modo evitaremos la frustración de escoger una especie por su belleza para ver como se nos muere al poco tiempo sin poder hacer nada para evitarlo.

Encuentra a un buen profesional

Encontrar una tienda dirigida por un buen profesional que conozca su negocio y que pueda aconsejarte es básico. Una lista con especies sencillas de cuidar puede conducir a muchos errores si se juntan un novato en acuarios y un personal poco especializado.

Por ejemplo, el pez gato es muy adecuado para principiantes, pero si hablamos de peces gato de barba larga o de peces gato de cola roja, entonces ya no serían los más apropiados para alguien que comienza, por el contrario, le ofrecerían muchas dificultades.

El pez gato es una especie ideal para principiantes

Los peces gato se incluyen en las llamadas coridoras, de hecho se suelen utilizar como sinónimos. Hay más de 140 tipos diferentes de este pez, aunque una pista para saber cuáles son los más comunes y también los más apropiados para principiantes la tendrás en su precio. Las especies más exóticas son caras y difíciles de encontrar, así que cuánto más barato sea su precio, mejor en todos los sentidos.

Los ciprínidos, los más habituales

Dentro de esta familia se encuentran los famosísimos neones,  los danios o los barbos. Todos ellos son muy fáciles de conseguir en cualquier tienda especializada en peces y sus precios son bajos. Los neones son capaces de vivir en acuarios sin calentador, de hecho no llevan bien las altas temperaturas del agua.

 Tampoco necesitan alimentación especial, por lo que su mantenimiento es sencillo, debiendo cuidar tan solo el no sobrealimentarlos. Viven en cardúmenes y les encanta comer restos del fondo del acuario.

Los peces arcoiris llaman mucho la atención por su colorido

Para aquellos que buscan una elección algo diferente, pueden decantarse por los peces arcoíris, como por ejemplo el australiano. Tan y como su nombre nos deja ver, se trata de animales con un precioso colorido y que además en muchas de sus variedades son adecuados para principiantes.

En ocasiones pueden resultar difíciles de conseguir,  especialmente si los preferimos algo grandes y, sobre todo, si no contamos con una gran tienda cerca con un gran surtido de especies.  También viven en grupo,  así que debes de adquirir al menos seis ejemplares para nuestro acuario.