Recuerda que ya te explicamos como preparar el estanque para tener peces, pero vamos a recordarte algunas pautas que debes tener presnte, pero sobre todo explicarte qué debes hacer para cuidar estos animales en semilibertad. Para empezar, el número de peces que podremos tener dependerá del tipo de estaque y su tamaño. También del clima del lugar donde vamos a instalarlo, ya que mientras que algunos peces son capaces de sobrevivir incluso bajo aguas heladas, otros no.

En cualquier caso, si hace frío y el estanque no es muy grande, seguramente sea aconsejable algún sistema de calefacción del agua para que esta tenga una temperatura más o menos agradable durante el invierno, pero sobre todo para evitar que pueda congelarse totalmente.

De la temperatura del lugar van a depender también las plantas que podamos utilizar para ornamentar el estanque, puesto que también las hay con una mayor o menor resistencia al frío.

Cuidados de un estanque

Que el estanque esté en el exterior de la casa no quiere decir que no necesite tantos o más cuidados que un estanque de interior. En estos casos, es posible que las plantas crezcan de modo más desmedido y sea necesario realizar podas y arreglos para que todo se mantenga como es debido.

También es imprescindible controlar el agua para que no aparezcan las temidas algas, añadiendo los productos químicos necesarios para evitar su proliferación.

La limpieza del estanque es básica, ya que si no se limpian los fondos, se acumulan residuos que se pudren y contaminan el agua, pudiendo causar la muerte de los peces, así como malos olores y la opacidad de las aguas.

Estanques profesionales

Algunos estanques de mayor tamaño precisan del cuidado de profesionales, ya que en algunos casos incluso recorren toda la finca y tienen sistemas de entrada y salida del agua. Estos estanques, que son auténticas obras de arte, son muy laboriosos y por mucha afición que se tenga es casi imposible cuidarlos una persona sola.

Por eso, además de lo caros que son de construir, tenemos que tener en cuenta que nos van a ocasionar también gastos de mantenimiento bastante elevados, lo que debemos de considerar antes de plantearnos uno de estos estanques.

En algunos casos podemos encontrarlos en la propiedad que hemos adquirido, pero si no nos sentimos con ánimo de ponerlos en funcionamiento al completo, podemos reducir su tamaño y comenzar por un estanque pequeño, para más adelante, si lo vemos pertinente, seguir con uno más profesional.