Las patatas son una fuente esencial de energía ya que tiene un alto aporte de carbohidratos, por lo que ayuda a que el organismo funcione correctamente y realice todas sus funciones, en una dieta, es posible sustituir otros alimentos ricos en carbohidratos, por la papa, 100 gr de papa son una buena ración para acompañar un rico almuerzo o cena y puedes estar seguro que no altera o sube tu peso, por el contrario estas llenando a tu organismo de beneficios y nutrientes.

Como mencionamos son fuente esencial de energía, contiene grandes cantidades de vitamina C que refuerzan el sistema inmune y nos ayudan a prevenir enfermedades como resfriados y problemas pulmonares,  nos aportan antioxidantes que ayudan a reparar el cuerpo y evitan el envejecimiento, vitamina B, ácido fólico, magnesio, hierro y potasio y lo mejor, tiene alto contenido de fibra, lo que nos ayuda a una buena digestión.

Como puedes ver si la consumes con moderación puedes tener muchos beneficios y deleitar el paladar con este exquisito alimento para acompañar tus platos, las patatas fritas son de hecho dañinas, pero no por la papa, sino por la cantidad de aceite que acumulan en el momento de fritarlas, así que mejor preparadas de otra forma, como al horno, al vapor o en tortilla, te voy a compartir una receta de patatas que te van a encantar.

Ingredientes necesarios

  • 4 Patatas medianas
  • Cebolla larga o de rama
  • 200 gr Queso crema
  • 100 gr Queso parmesano
  • 20 gr Queso azul
  • Crema de leche
  • Cebollino
  • Sal
  • Papel aluminio

Preparación

Cocina las patatas con la cebolla, sal y agua, hasta que estén blanditas pero no dejes que se agrieten, aparte en un sartén de teflón a fuego moderado agrega el queso crema y con ayuda de un cucharón de palo o el que tengas muévelo lentamente hasta que su consistencia sea líquida y en este momento agrega el queso azul. Ten cuidado con no añadir demasiado, pues su sabor es muy fuerte y cambiaría el sabor de la salsa si le agregas mucho. Revuelve hasta que disuelva, debes hacerlo constantemente y así evitar que se te pegue o queme. Coloca el queso parmesano, el cual también debe quedar totalmente disuelto. 

Patatas vacías listas para rellenar

En muchos casos la salsa queda muy espesa, más de lo que debería quedar, pues tampoco es tan líquida, solo que cuando enfría se endurece, por la grasa que contienen los quesos, en este caso puedes agregar un poquito de crema de leche y lograr que quede espesa pero homogénea, luego sazona con la sal al gusto, ten mucho cuidado pues los quesos que añadiste a la salsa ya son salados así que la sal que le debes agregar es mínima en lo posible no le agregues, pica finamente el cebollino y coloca en el relleno unas dos cucharadas. Deja la mezcla unos minutos más al fuego lento y listo.

Ahora con ayuda de una cuchara pequeña vamos a marcar un círculo en la mitad de uno de los lados planos de la patata, y hacemos un hueco allí, con mucho cuidado y sin pasarnos al otro lado, pues la salsa irá en este hueco, por último rellena las patatas con el queso y forrarlas con el aluminio. Para esto corta 4 cuadrados de aluminio y coloca cada papa en el centro de este, ciérrala llevando las puntas del aluminio al centro y cuando estén las cuatro puntas allí, enróscalas juntas y llévalas al horno por 10 minutos. Sírvelas calientes, estas patatas también son ideales para acompañar asados, en vez de llevarlas al horno, las pones en la parrilla al carbón y su sabor será exquisito. ¡Buen provecho!