Sobre todo se trata de cuidar qué tipo de patata vamos a escoger para freirlas, pero también es importante cuidar el proceso de su elaboración, a fin de asegurarnos de obtener el resultado que buscamos. Prueba a seguir estos pasos y verás cómo obtienes las patatas fritas perfectas:

  • Escoge patatas con bajo contenido de almidón: cada variedad de papa tiene un contenido diferente de almidón, entre menos tengan será más indicada para prepararlas fritas porque será menos el golpe de humedad en el aceite y se tornará menos blanda una vez frita. La papa ideal es la de tipo amarilla, blanca y las de cambray.
  • Deja reposar en agua las patatas: una vez peladas y partidas (puedes dejar la piel), procura dejar la papa reposar en agua por lo menos 4 horas, ya que de esta manera el almidón saldrá de la papa y así reduciremos aún más este factor de humedad en la papa. Claro está, antes de freírlas debemos retirar por completo el agua con la ayuda de toallas de papel.
  • Fríe las patatas poco a poco: el aceite debe estar a una temperatura de 250 a 300 grados centígrados para freír las patatas, y es recomendable no hacerlo en grandes cantidades pues pasa que la temperatura de las patatas bajará la del aceite y estas se sancocharán en él, no se freirán. Además procura de 250 grados poco a poco subir a 300 a fin de que el dorado cocine bien la papa.
  • Fríe dos veces: suena un poco extremo pero insistimos, es una comida que es un gustito de vez en cuanto. Da una primera etapa de freír a tus patatas, retira y deja enfriar para otra segunda etapa donde frías hasta obtener la textura durada y el color ámbar que caracteriza un buen frito.
  • Retira el exceso sobre una rejilla: finalmente, este paso es importantísimo porque la humedad es el factor que hace blandas las patatas. Retira del fuego y no escuras el exceso de aceite sobre toallas de papel en un plato sino sobre una rejilla, ya que de lo contrario, el vapor del calor de las patatas las hará blandas, mientras que una rejilla permite pasar el aire perfectamente y las mantiene crujientes.