Pero quién dijo que estos ricos alimentos no pueden ser saludables, de hecho sí pueden serlo con estas recomendaciones, ideales para que puedas preparar pasteles y galletas del modo más respetuoso para tu alimentación, evitando así riesgos de las elaboraciones industriales que habitualmente compramos:

  • Usa harinas integrales: cualquier pastel o galleta puede realizarse con harina integral y con esto estaremos agregado fibra para que la digestión sea más rápida y la absorción de grasas menor. A cualquier receta sustituye la mitad de harina blanca o común que emplee por su versión integral.
  • Prefiere las frutas: prefiere las recetas de pasteles y galletas que integren frutas en lugar de más dulces o alimentos procesados. Un pastel de manzana o zanahoria aporta más a la dieta que  uno con caramelo, y además acostumbran al paladar a sabores con azucares más delicados y sutiles. Pero evita las frutas a las que se les agrega azúcar como las que vienen en almíbar, las frutas secas o algunos arándanos.
  • Usa chocolate amargo: brownies, galletas, pasteles, el chocolate es delicioso pero cuando es de mala calidad o contiene leche lo más seguro es que también tenga agregado mucha azúcar refinada. Prefiere el chocolate amargo y más puro, el precio es más alto pero la cantidad por usar es menor por su intenso sabor. También prueba con cocoa sin azúcar.

Podemos añadir chocolate amargo, que contiene menos azúcares, para nuestras galletas sanas

  • Integra granos: una galleta de chocolate amargo ya ahorra calorías pero qué tal aportar fibra en granos como la quinua, la chia, salvado, linaza o cualquier grano con sabor almendrado o ligero para que las galletas no pierdan su gusto original pero sí ganen textura y fibra. Sustituye 1/3 de harina por granos diversos en cualquier receta.
  • Usar azucares naturales: los dátiles, el plátano, las pasitas, todos tiene un sabor dulce muy fuerte que podemos usar para sustituir el azúcar refinado por alguno de estos ingredientes. Y también existe la stevia, las azucares no refinadas como la moscabada o rubia así como el jarabe de agave que contienen calorías mínimas y endulzan de forma natural.

Igualmente el hecho de que reduzcamos calorías y aportemos salud en los ingredientes no es un pretextos para comer en exceso, sino un motivo para comer una rica rebanada de pastel con aportes nutricionales y no solamente con calorías vacías.