Roma es, indudablemente, una de las ciudades más verdes de toda Italia. Hay varios jardines y parques públicos en el centro de la ciudad. A continuación, te hablamos de los parques más bonitos y populares de la capital italiana.

  • Villa Borghese: es, probablemente, el más conocido de todos los parques romanos y uno de los más grandes de Europa. Allí, se combinan a la perfección el arte y la naturaleza, ya que en su perímetro hay varios puntos culturales de interés como la Galería Borghese, el Silvano Toti Globe Theatre, el Museo Nacional de Arte Moderno, el Museo Carlo Bilotti y el Pietro Canonica. Es un parque de fácil acceso desde la Escalinatas Españolas, en Piazza di Spagna, y también está cerca de la Piazza del Popolo. Uno de sus sitios más bonitos es la coqueta terraza de la Casina del Lago, un excelente rincón para hacer una pausa previa al Pincio, donde se ve la Ciudad Eterna desde las alturas, en especial la Piazza del Popolo.

La Villa Borghese es accesible desde diferentes puntos turísticos de la ciudad

  • Villa Pamphili: fue construida a pedido de Camilo Pamphili, quien fuese el sobrino del Papa Inocencio X en el siglo XVIII. Su palacio principal, el Casino del Bel Respiro, se nombró así por las suaves brisas que soplan en el área. Es un parque de grandes dimensiones, con naturaleza salvaje, con una fuente con un Cupido donde se besan los enamorados y con muchísimas opciones de actividades al aire libre para hacer.

Villa Pamphili

  • Villa Torlonia: es una de las últimas casas señoriales de Roma y se halla cerca de la estación de metro Bologna. Los jardines que rodean a la mansión fueron propiedad de la familia Torlonia y su diseño, a cargo de Giuseppe Valadier, emula a los típicos jardines ingleses. La villa fue comprada por el ayuntamiento romano y abierta al público en 1978.

parque de la Villa Torlonia

  • Villa Ada: es un parque de grandes dimensiones que merece una visita. Uno de sus sitios más bonitos es el Templo de la Flora. Se encuentra al norte de Roma, fuera de las Murallas Aurelianas. Fue una residencia real y allí arrestaron a Benito Mussolini en 1943. En 1978, el Conde Tellfner de Suiza compró la propiedad y la llamó Ada en honor a su esposa. Durante la primavera y el verano alberga el festival de música “Roma encuentra el mundo”.

El parque de la Villa Ada

  • Villa Celimontana: se encuentra en el centro de Roma, entre el Coliseo y las Termas de Caracala. Allí se organiza un popular festival de jazz durante el verano. Actualmente es sede de la Sociedad Geográfica Italiana pero en 1553 era un viñedo que Giacomo Mattei compró por la suma der 1.000 escudos de oro. Recién en 1580 su pariente Ciriaco lo transformó en Villa Celimontana. El parque tiene varios restos arqueológicos, obras de arte e incluso un obelisco egipcio dedicado a Ramsés II.

El parque situado en la Villa Celimontana

Así que, ya lo sabes: si necesitas hacer una pausa para descansar cuando viajes a Roma, no dejes de lado estas maravillosas opciones para disfrutar de la naturaleza en la Ciudad Eterna.