Le Flâneur

En francés existe una palabra que no tiene traducción directa al español. Es la palabra flâneur. Ésta refiere al “paseador”, a aquella persona que vaga por las calles sin un objetivo definitivo. Es una persona que camina sin destino por la ciudad, dejando que las circunstancias y sus impresiones lo vayan guiando. Es la imagen del artista por excelencia.

El Sexto Arrondissement

Comienza el recorridocaminandopor las calles del 6to arrondissement. Este barrio tiene una larga tradición literaria e intelectual. Allí encontrarás algunas de las librerías más lindas de Paris. Una de ellas, ubicada en  6 Rue Princesse,te espera, tras unas gastadas puertas celestes. Esta es la librería VillageVoice, conocida por vender libros en inglés.

En este barrio se encuentra el Hotel Apostrophe, decorado completamente con la temática literaria. Entra a conocer sus escaleras llenas de letras. Cada una de sus habitaciones tiene un tópico literario diferente, máquinas de escribir, textos escritos en pluma e imágenes de libros.

Café literario de la zona más clásica para artistas de París

Puedes pasearte también por tres de los cafés  más visitados por el gremio artístico: el romántico Closerie des Lila,  el prestigioso café Les DeuxMagotsy el histórico  Café de Flore. Los tres fueron concurridos por los más emblemáticos artistas que vivieron en Paris. Hemingway, Sartre, Picasso y Breton, entre otros. ¿Quién sabe?, quizás te inspiras tomando un café allí.

El epicentro literario

Un lugar que es absolutamente necesario visitar es la libreríaShakespeare and Company. De solo abrir las puertas uno puede sentir la energía cultural que emana. Miles de personas visitan esta librería por día, y no sólo para comprar sus libros. Shakespeare and Co. posee todos los detalles que una buena librería de culto debería tener. Decorada con retratos ilustrados de escritores, la estrecha escalera nos lleva al segundo piso, donde nos da la bienvenida un pequeño espacio para dejar mensajes. Además de libros nuevos y usados, esta librería ofrece sillones viejos para sentarse a leer y hasta una cama. Una de las habitaciones está adornada por un lindo piano. ¡Si tienes suerte, quizás te encuentres con alguien tocando una linda melodía!