Ingredientes

  • 400 gramos de harina
  • 300 mililitros de buttermilk o sustituto
  • 1 Huevo
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada de miel de abeja natural
  • Sal al gusto
  • Buttermilk extra o huevo para barnizar

Instrucciones

Es muy sencillo hacer este pan, solamente necesitas preparar todos los ingredientes y combinarlos en un amasado tosco, olvídate de cansarte y sudar hasta ver una masa lisa y con el gluten activado, con este pan sólo necesitas que los ingredientes estén bien integrados.

Con la masa haz una bola bien definida y corta una cruz sobre ella para darle un acabado más tradicional al pan además barniza con más buttermilk o con huevo revuelto. Lleva al horno previamente precalentado a 180º centígrados y hornea el pan por 45 minutos o hasta que este esté dorado y la base del pan al golpearla se escuche hueca.

Retira el pan del horno y sirve frío con abundante mantequilla sobre cada rebanada.

Si deseas darle un toque más de sabor al pan de soda irlandés puedes probar integrando arándonos, pasas, granos, nueces o chispas de chocolate, para así tener un pan con más sabor. Igualmente puedes probar con ralladura de naranja o de limón para darle un olor más fragante y delicioso al pan.

Qué hago si no tengo buttermilk

En algunos países el encontrar buttermilk puede ser algo complicado, y aunque la podemos hacer nosotros mismos, es más sencillo encontrar un sustituto rápido para este ingrediente, que también se conoce como suero de mantequilla. Si no podemos hallar buttermilk en nuestra región podemos entonces agregar a la leche regular un poco de limón, vinagre blanco o crémor tártaro, esto subirá la acides de la leche y creará un efecto semejante en el pan de soda irlandés, ya que el bicarbonato de sodio reaccionará con los ácidos.

No lo dudes, prueba este pan de soda irlandés en la cena o el desayuno que puedes amasar en menos de 15 minutos y hornear por 45; el resultado es delicioso y con el gusto característico e inigualable del pan recién hecho en casa.