El Palmeral ha sido fabricado por el hombre en la época de la dinastía almorávide. En sus comienzos contaba con unas 13.000 hectáreas que fueron disminuyendo y actualmente apenas llegan a la mitad. A pesar de ello, hay unas 150.000 palmeras datileras que brindan una vista increíble. Allí encontrarás, dentro de un gran plan urbanístico, hoteles de lujo, campos de golf y estancias soñadas a las que puedes acceder si estás dispuesto a gastar mucho dinero. Para cerrar el bellísimo paisaje, al final del Palmeral se ven las Cumbres Atlas.

Es posible realizar un paseo en camello por El Palmeral

Puedes pasear por este paraje tan típico de Marrakech en calesa, camello o en un taxi si no te gustan los dos medios anteriores o no dispones de mucho tiempo para visitarla. Para la ciudad, este Palmeral es una fuente de ingresos turísticos muy importante además de brindar dátiles y madera y ser la protección de los árboles frutales que allí se han plantado.

Además de recorrerlo en toda su extensión, en el Palmeral puedes disfrutar de una rica taza de té en uno de los hoteles de lujo que allí funcionan o recorrer los campos de golf mientras se desarrolla algún partido o, de ser tu gusto, participar jugando en uno de ellos.

La leyenda del lugar cuenta que el fundador de Marrakech, Youssef Ben Tahfine, dio nacimiento al Palmeral por accidente. El conquistador junto con su ejército descansaban en el lugar comiendo dátiles y arrojando sus semillas a la tierra, las cuales germinaron y así fueron naciendo las palmeras. Su hijo, Alí Ben Youssef desarrolló en el lugar un sistema complejo de irrigación similar al de los persas que consistía en una red subterránea de canalizaciones que hacían subir el agua de las napas freáticas inferiores. Este sistema se llamaba Khettara. Esta iniciativa no solamente favoreció las palmeras sino también al cultivo de hortalizas y olivas que allí comenzaron a plantarse.

El paisaje del Palmeral es espacioso y agradable, no encontrarás vegetación tupida ni un exuberante oasis,  sino palmera espaciadas que te permitirán hacer un paseo tranquilo e inolvidable. Ya sea que elijas el taxi, la calesa o el camello, la vista  es hermosa y muy placentera.

Campo de golf ubicado en el Palmeral

Hay excursiones que puedes contratar que te llevarán en camello por el Palmeral y te prestarán prendas típicas al estilo tuaregs para que puedas lucirlas y sacarte fotos. A lo largo del paseo verás zonas desérticas, ríos con sus causes secos, aldeas locales, las palmeras en todo su esplendor y, lógicamente, los exclusivos campos de golf y los lujosos hoteles. Este recorrido dura, aproximadamente, una hora en la que estarás en contacto con la naturaleza en todas sus formas encontradas en este lugar. Este tipo de excursión se puede contratar antes de salir de tu país, en forma online, o concretarla cuando ya estés en Marrakech.

Si buscas relajarte y soñar al estilo de las Mil y una noches el Palmeral es un lugar que no puedes dejar de visitar.