1. Caño cristales. Si nos imaginamos un río, a todos nos viene a la cabeza un color verdoso o azulado, excepto si hablamos de Caño Cristales. Se trata de un río que transcurre por territorio colombiano, desde la zona de La Macarena, y hace un recorrido de unos 100 kilómetros. Si es considerado uno de los lugares más increíbles del mundo es por la multitud de colores que se ven a través de sus aguas: amarillo, rojo, negro, azul y verde. ¿Cómo? Precisamente por tener las aguas tan transparentes la luz del Sol llega hasta las plantas acuáticas favoreciendo su crecimiento y haciendo que tengan este colorido aspecto. Es considerado el ‘río más hermoso’ del planeta y la temporada para visitarlo es entre los meses de junio a diciembre, ya que es cuando está abierto al público este espacio natural. El precio por una ruta guiada por el río Caño Cristales oscila los 450 mil pesos, es decir, unos 160 euros.

Caño Cristales en Colombia

  1. Machu Pichu. A casi 2500 metros de altura se encuentra una de las consideradas las ‘7 Maravillas del mundo’ y sin duda, uno de los paisajes más increíbles que se pueden encontrar. Se trata de una antigua ciudad Inca, situada a unos 130 kilómetros de la famosa ciudad peruana de Cuzco, y donde los visitantes pueden imaginar cómo vivían sus habitantes cientos de años atrás. Se cree que fue construida en el siglo XV, y desde que a principios del siglo XX fue descubierta, se ha convertido en uno de los lugares más visitados del planeta. Las zonas se han dividido en tres áreas: agrícola, religiosa y urbana, creyendo que en ésta última pudieron habitar hasta 1200 personas. Las vistas desde lo alto de Machu Pichu con el Valle de Urubamba a los pies de la montaña son impresionantes. La entrada general a Machu Pichu cuesta unos 126 soles, que equivalen a unos 32 euros por persona.

Machu Pichu en Perú

  1. Cataratas de Iguazú. Otro río del planeta se convierte en uno de los paisajes más espectaculares que se pueden encontrar; si Caño Cristales sorprendía por sus múltiples colores, las Cataratas de Iguazú dejan impresionados a los turistas por su fuerza e inigualable entorno natural en el que están ubicadas. Consideradas Patrimonio de la Humanidad, son un total de 275 saltos que llegan a alcanzar en algunos casos hasta los 70 metros de altura. Miles de especies animales y vegetales conviven dentro del Parque Natural por donde discurren las Cataratas ofreciendo a los turistas un espectáculo único donde el sonido y la vista de los visitantes quedarán maravillados. Se pueden recorrer las cascadas haciendo itinerarios a pie y divisándolas desde algunos miradores preparados para ello como el de la Garganta del Diablo, el más famoso de todos. El Parque abre todos los días entre las 8 y las 18 horas y el precio de entrada es de 170 pesos argentinos, equivalentes a unos 15 euros.

Cataratas de Iguazú

  1. Arrecife de Belice. Uno de los rincones del mundo más impresionantes que ofrece el mar a los turistas es el Arrecife de Belice, formado por unos 300 kilómetros donde los corales son los protagonistas. Se cree que empezó a tomar vida hace 500 millones de años y es uno de los arrecifes más grandes del mundo, ubicado en pleno corazón del Mar Caribe. El principal atractivo de esta zona es el llamado ‘El Gran Agujero Azul’, un gran atolón marino donde habitan más de 500 especies marinas, entre las que destacan el tiburón limón. Su forma circular parece un ‘ojo gigante’ de 300 metros de diámetro y más de 120 metros de profundidad. Ha sido declarado también Patrimonio de la Humanidad y es considerado uno de los mejores lugares del mundo para practicar el buceo. ¿Te vas a perder este ‘regalo’ de la naturaleza?

Arrecife de Belice

  1. Huacachina. Otro de los paisajes más increíbles que se pueden visitar tiene como protagonista al desierto, pero no el del Sahara, sino del sur de Perú. Huacachina es un poblado emplazado alrededor de un oasis natural. Las palmeras son la escasa vegetación que se puede encontrar entre las gigantes dunas que rodean a esta pequeña localidad peruana. A lo largo de la historia se ha creído que las aguas de Huacachina tienen poderes curativos, y por ello, son miles los turistas que cada año quieren conocer este mágico rincón en el que contemplar uno de los espectáculos más maravillosos del planeta.

Laguna de Huacachina