En algunos casos las madres se aventuran a organizar esta reunión, mientras que en otro, lo hace alguna persona cercana, como la madrina del bebé y las amigas de la futura madre. Independientemente de que lo hagamos de forma sorpresa o con conocimiento de la embarazada, debemos tener en cuenta algunos consejos claves, para que esta emotiva reunión se desarrolle de la mejor forma posible.

Fiesta sorpresa

Como la embarazada no sabrá que se realizará la fiesta, se debe indagar cuáles son los utensilios y artículos que le hacen falta a la madre para compartir con su bebé una vez que haya nacido o incluso antes del alumbramiento.

Por otro lado, es importante organizarlo al menos dos meses antes del nacimiento, es decir, entre los 6 y 7 meses de embarazo, debido a que la madre todavía tendrá energía para jugar y compartir en la reunión. La comida no necesariamente debe ser algo muy elaborado, bastará con unos pasapalos y bebidas.

Regalos y decoración propios del babyshower

Participación de la madre

Cuando la madre participa en la organización del babyshower, o es ella la encargada principal de la fiesta, lo primero que debe hacer es la lista de regalos que desea, es decir, los artículos y utensilios que le hacen falta. De este modo, los invitados escogerán cuál será el que va a obsequiar y eviten repetir regalos.

Algo que la madre puede hacer para tener un babyshower original, es contratar a algunos recreadores que lleven a cabo dinámicas donde participen los padres, o el resto de las futuras madres. Esto en general parece común, pero realmente muy pocas veces se realiza.

Decoración

Los colores para decorar, son el azul o el rosa, y puede usarse un tono azul turquesa si se desconoce el sexo del bebé. También conviene colocar afiches y carteles que digan “Es una niña” o “Es un niño”, dependiendo de cada caso. Si la madre quiere, puede usar alguna franela con la foto de la ecografía donde se aprecia al bebé, o que solo incluya la frase “bienvenido(a)”. Esta iniciativa puede aplicarse también  a la torta. La ventaja es que podemos planificar desde una reunión sencilla hasta una fiesta un poco más lujosa con música en vivo y otros elementos, todo dependerá de las necesidades  y posibilidades de los participantes.