En segundo lugar anotar los gastos fijos, alquileres, impuestos, alimentos, etc., y en tercer lugar están los gastos que no son tan necesarios que no modificarían en demasía nuestra vida si no están. A esta altura de las reflexiones conviene sincerarse y pensar si ese dinero extra lo queremos seguir gastando en la forma que lo hacemos o tal vez se le pueda dar otro destino como por ejemplo ahorro y/o inversión.

Las inversiones implican: generar riquezas, conocimiento del tema o contratar a un experto y contar con un ahorro previo. Todo el mundo quiere incrementar sus riquezas pero son pocos los que están dispuestos a realizar el esfuerzo para conseguirlo o al menos probar a ver qué pasa. A los que deciden probar es importante que tengan en cuenta que no se logra de la noche a la mañana, que hay que tener perseverancia y paciencia, pero que estas dos virtudes a la larga llevan al éxito.

¿Qué son los ingresos pasivos?

Cuando se logra tener un ahorro y se invierte, éstos comienzan a generar riquezas que  se llaman ingresos pasivos porque se consiguen sin realizar ninguna acción. El primer paso para esto es conseguir los activos que después generarán los pasivos. Los activos no son como el sueldo porque, en el caso del sueldo, hay que seguir trabajando para seguir teniéndolo, en cambio los activos una vez que se ponen a trabajar siempre se tienen a disposición generando pasivos. Necesitan de una inversión inicial que se recuperará a corto plazo generalmente.

Alguno de los activos pueden ser: instrumentos de bolsa, bienes inmuebles, blogs por internet, compra-venta de dominios también por internet, asistente virtual, venta de productos digitales o reales, máquinas expendedoras, etc. Para no equivocarse (o para equivocarse lo menos posible) es aconsejable informarse primero, elegir después y profundizar la información sobre lo elegido antes de comenzar la inversión. Estudiar el panorama es la clave fundamental, todo este trabajo requiere de formación personal.

Tal vez esta forma diferente de vida implique unos años de sacrificio pero una vez puesto en marcha es seguro que tus activos generarán pasivos que te darán la tan querida libertad financiera. Serás dueño total de tu tiempo y de tu negocio.