La Ópera Nacional de Viena fue el primer edificio en terminarse de todos los que se ubican sobre la Ringstrasse, una avenida circular que encierra como un anillo el centro antiguo de la ciudad. A su alrededor se encuentran varios sitios de interés turístico, como el Palacio Real Hofburg, el Ayuntamiento y el Parlamento, entre otros.

Más de 50 ballets y óperas se representan cada año en la Ópera de Viena. El programa cambia constantemente, brindando siempre opciones de la más alta calidad de producción.

El edificio de la Ópera se inauguró en el año 1869 y en ese entonces fue muy criticado por los vieneses debido a su estilo neorrenacentista (muy similar a la arquitectura italiana del siglo XVI). En aquél momento se llamaba Ópera de la Corte de Viena, nombre que duró hasta 1920. La noche del estreno, el 25 de mayo del mismo año, se puso en escena una obra de Mozart titulada Don Giovanni.

Edificio de la Opera Nacional desde fuera

A finales de la Segunda Guerra Mundial, el edificio de la Ópera fue bombardeado y luego sufrió un incendio, dejando destrozados el escenario y la sala de espectadores. Solamente sobrevivieron la fachada original, la gran escalera principal y el vestíbulo, aunque el resto del teatro tuvo que ser reconstruido, reabriéndose nuevamente en 1955. Durante las refacciones, la Ópera funcionó en el Theater an der Wien y en la Volksoper.

Hoy en día, se puede recorrer la Ópera de Viena únicamente en visitas guiadas en grupo, que se ofrecen en varios idiomas. Aunque también puedes disfrutar de una de sus obras representadas en escena adquiriendo un ticket para algunas de las funciones. Si decides disfrutar del espectáculo, no olvides empacar tu ropa de etiqueta.

Durante la visita podrás recorrer todos los espacios de esta popular Ópera

Seguramente crees que las entradas para la Ópera de Viena están fuera de tu alcance. Pero esto no es así: los asientos más caros cuestan alrededor de 150 euros, mientras que puedes adquirir tickets para disfrutar de un espectáculo de pie por tan sólo 3 o 4 euros. Lamentablemente, no puedes comprar estas últimas por anticipado y es probable que debas hacer fila durante algunas horas para poder conseguirlas, pero por tan poco dinero vale la pena.

Tratándose de uno de los edificios más célebres de la ciudad, no puedes dejar de conocer la Ópera si estás de visita en Viena. Aún si no quieres presenciar una función de ópera o ballet, las visitas guiadas no son caras y puedes conseguir un guía en español. Además de visitar el teatro, también podrás acceder al Museo de la Ópera, que está incluido en la entrada.

El lujo está presente en todos los detalles del interior del edificio, ya su entrada suele impresionar a quienes la visitan por primera vez

Dirección

Opernring, 2 - Viena.

Cómo llegar

En metro: debes bajar en la estación Karlsplatz de las líneas U1 y U2.

En tranvía: desciente en la parada Wien Oper de las líneas 1, 2, 62 y D.

En autobús: bájate en Wien Oper con las líneas 3A, 59A, 360 y L.

Horarios

Las visitas guiadas varían dependiendo de los días, por eso es recomendable consultar. Normalmente se realizan entre las 13 y las 15 horas.

Entradas y precios

Visita guiada y Museo de la Ópera (este último de martes a domingo): 7,50 euros para los adultos, 6 euros para los ancianos y 3,50 euros para los estudiantes.