Independientemente de que el jardín sea pequeño, mediano o grande, es conveniente iluminarlo, con diferentes objetivos: evitar presencia de intrusos, ambientar la casa, disponer de un espacio de relajación durante la noche, etc. He aquí algunas recomendaciones al respecto.

Incluye la iluminación en el diseño previo

En primer lugar, debes incluir en tu proyecto de construcción del jardín, todos los aspectos relacionados con la iluminación, sobre todo si ésta requiere de una fuente eléctrica, ya que así podrás tomar las previsiones correspondientes en cuanto a la colocación de tubos, cables e interruptores. Igualmente, si la luz será de otro tipo de fuentes de energía, debes tener una idea de cómo estarán distribuidas en el terreno, respecto a la colocación de las plantas y los elementos decorativos.

Diseño de un espacio ajardinado con luces ya añadidas

Luces eléctricas

Aquí agrupamos principalmente a las luces que provienen de la energía eléctrica, que a su vez forman un conjunto amplio de presentaciones, entre las que encontramos los faroles, focos, lámparas, luces navideñas, etc. El secreto de estas luces, radica en la forma en que sean direccionadas de acuerdo a las necesidades del jardín y a tus gustos sobre su aspecto. Cada una brinda posibilidades recreativas muy variadas para zonas interiores y exteriores. En caso de ser necesario, considera el uso de luces de seguridad para iluminar zonas de peligro, como las escaleras.

Creación de efectos y sombras

Al momento de iluminar, debes tener presente que la colocación de las luces va mucho más allá de tener un espacio iluminado, debes experimentar con las direcciones de las luces, una ubicación estratégica y el grado de intensidad adecuado, para crear diversas atmósferas y ambientes en el jardín. En suma, la idea es que puedas desarrollar al máximo el aspecto decorativo que tiene la iluminación, mediante la creación de efectos y sombras.

Es importante ubicar correctamente las luces en el jardín

Antorchas y candelabros

Las antorchas, candelabros, globos chinos y otros objetos, pertenecen al grupo de luz que no proviene de energía eléctrica, sino del uso de aceites, gas y otros componentes. Estas herramientas también aportan mucha vistosidad al jardín, y llegan a resultar más económicas. Además sirven para ahuyentar a las plagas nocturnas, así que puedes considerarla como una opción idónea para iluminar tu jardín.

Luces con sensores

Este tipo de luces son mucho más especializadas y están dotadas de sensores que detectan la presencia de algún elemento fuera de lo común, es decir, la presencia de intrusos o visitas inesperadas. Se recomienda colocarlas en la entrada del jardín, de manera que recibirás una alerta cuando alguien pase por esta zona. No dejes que la oscuridad se apodere de tu jardín y crea una atmósfera nueva con estas sencillas opciones de iluminación.