La famosa Fiesta de la Cerveza se celebra en Múnich desde el año 1810. Su nombre en alemán –Oktoberfest- significa literalmente “fiesta de Octubre”. Se trata de la fiesta popular más importante del país y una de las celebraciones más conocidas a nivel mundial, recibiendo anualmente entre seis y siete millones de visitantes.

El Oktoberfest dura aproximadamente entre 16 y 18 días, comenzando el primer sábado luego del 15 de septiembre y se festeja en el predio Prado de Teresa, en el centro de Múnich y cerca de la Estación Central.

Zona donde se celebra el Oktoberfest en Múnich

En sus inicios, el Oktoberfest fue una fiesta de bodas entre el príncipe Ludwig de Bavaria (Luis I de Baviera) y Teresa de Sajonia-Hildburghausen precisamente en 1810. El príncipe quiso que la celebración se extendiera a todo el pueblo, así que el evento tomó dimensiones extraordinarias. Hubo carreras de caballos, grandes cantidades de comida y miles de barriles de cervezas para todos los habitantes de la ciudad.

Comida que podemos probar en la Oktoberfest

Debido al éxito de la fiesta, al año siguiente el príncipe decidió celebrar su aniversario de bodas junto a la fiesta de la agricultura, repitiéndose con algunas variaciones hasta 1819, cuando se declaró que la celebración se llevaría a cabo cada año.

La fiesta comienza cuando los Wiesnwirte (dueños de las cervecerías) llegan al predio en carros alegóricos tirados por caballos, donde cargan varios barriles de cervezas. El primer barril es abierto por el alcalde de Múnich, dando pie al inicio de un desfile de trajes tradicionales.

Barriles de cerveza llevados en carros, el invitado estrella de esta celebración

Luego la cerveza comienza a servirse y degustarse, además de las grandes cantidades de comida que se ofrecen en las carpas del predio. Hay diversas atracciones en el Oktoberfest además de la cerveza, sobre todo espectáculos musicales con bailes tradicionales como la polka.

Bailes durante la Oktoberfest

Únicamente la cerveza que cumple con la Reinheitsgebot (la ley de pureza del año 1516) puede servirse en el Oktoberfest. Adicionalmente, debe ser cerveza local de Múnich, por lo que no encontrarás en esta fiesta bebidas elaboradas en otras partes de Alemania. Es la oportunidad ideal para deleitarte con la pura y auténtica cerveza bávara. Las únicas marcas que se venden en la fiesta son Spaten, Augustiner, Paulaner, Hacker-Pschorr, Hofbräuhaus y Löwenbräu.

Durante la oktoberfest sólo se permiten las mejores cervezas

En el año 1887, cuando el Prado de Teresa aún no era parte de Múnich, se reunieron allí los propietarios de las cervecerías y los dueños de los puestos de la feria para dar inicio a la Fiesta de la Cerveza. Desde entonces, el evento se realiza allí con la presencia inicial del alcalde y del Münchner Kindl (“chico de Múnich”, en español), que es un personaje que aparece en el escudo de la ciudad.

Un souvenir típico del Oktoberfest es el tarro de grueso vidrío para tomar cerveza con el escudo de cada cervecería. No está permitido llevarse los tarros de las carpas, ya que en las tiendas de recuerdos los venden. Si sorprenden a alguien robándose un tarro, lo pueden multar con 50 euros.