• Lugar: Es algo debes tener en cuenta principalmente a la hora de instalar una oficina en casa, elige un lugar donde tengas suficiente espacio y en el cual puedes sentirte tranquilo y sin muchas distracciones, ya que no querrás estar distraído si quieres trabajar en casa. Puede que tengas algo de espacio en algún cuarto desocupado de la casa, pues bien puedes acomodar este a tu gusto, si no es así, deberás comenzar por elegir un buen lugar en casa.
  • Comodidad y bienestar: Elige lo mejor a la hora de montar tu escritorio en casa. En la oficina pasamos varias horas del día sentados, a veces pueden ser muchas, y por ellos necesitamos estar lo más cómodos posibles, así evitaremos ciertos problemas de salud. Te recomendamos usar muebles muy cómodos, que aseguren tu espalda, dándote una excelente posición, así que estos deben ser ergonómicos. En cuanto al escritorio, procura que esté a la altura de tus manos al sentarte, no debe ser muy alto o te causará algunas molestias. Si estás en contacto con el computador la mayoría del tiempo, trata de usarlo siempre con tus gafas, así estarás evitando agotar más a tu vista.
  • Colores: Aunque está siempre es una elección muy personal, tenemos algunos consejos que deberías tomar en cuenta. Trata de usar colores que no sean demasiado llamativos. Los colores como el blanco, el negro, y el gris son colores muy neutros, que transmiten un ambiente de tranquilidad, así que serían una excelente alternativa, además le darán un toque clásico y elegante a tu oficina. Lo importante es que elijas un color con el que realmente te sientas conectado y cómodo.
  • Toque hogareño y natural: Si estarás en casa no querrás crear una atmósfera muy distinta a la de tu hogar, después de todo seguirás estando en casa. Agrega detalles en tu oficina que guarden relación con tu casa, coloca sobre el escritorio algunas fotografías de tu familia, y lleva contigo tu taza personal, por si necesitas un café, de vez en cuando.

Pon en la oficina algunas plantas, estas además de adornar la oficina, harán que te sientas conectado con la naturaleza. Trata de ubicar el escritorio al lado de una ventana donde puedas observar la calle, la naturaleza, y donde el viento entre a tu oficina, así estarás relajado y te sentirás muy a gusto. Si eres de esas personas a quienes les gusta trabajar con música, puedes colocar algo de tu repertorio musical favorito mientras trabajas y disfrutas de la música al mismo tiempo.