Los síntomas que sentías en el mes anterior se acrecentarán, las mujeres que trabajan suelen pedirse aquí su licencia, aunque hay otras que llegan a aguantar hasta el último día, así pueden disfrutar toda la licencia con su bebé.

Si todo anda bien, debería estar bastante quieto tu bebé, en posición fetal y boca abajo. Sentirás fatiga y cansancio constantemente, debido al peso extra y a la hinchazón de tus piernas. Se recomienda ingerir potasio (de plátanos, paltas, etc.) y estirar mucho las piernas, antes de dormir, a fin de evitar calambres.

Si bien no es la gran cosa, es posible que tu ombligo salga para afuera, y eso se debe al estiramiento que sufre tu barriga, sobretodo si estás gestando un niño más grande que el promedio. No te sientas mal por necesitar ayudar para realizar tareas que 1 o 2 meses atrás podías realizar con facilidad, es completamente normal y no es recomendable hacer esfuerzos innecesarios.

Seguirán apareciendo estrías y várices, y riesgo de tener hemorroides. Pero no te desesperes porque cuando nazca le bebé esas cosas suelen desaparecer en seguida. La varice es la única que puede permanecer luego del embarazo, pero después de tener a tu bebé será la menor de tus preocupaciones.

Últimos días de embarazo

El útero presionará aún más la vejiga, por lo que estarás viajando al baño con mucha mayor frecuencia que antes. Todo esto mientras el bebé sigue creciendo. Como en el mes anterior, se recomienda tener los pies elevados, a fin de reducir los problemas de retención de líquidos.

En cuanto a las relaciones sexuales, durante los meses anteriores no hay problemas con eso, y este mes no será la excepción, afortunadamente. Si bien serán menos frecuentes, favorecen a ablandar el cuello del útero, lo cual facilitará el trabajo de parto. 

Como siempre, caminar ayuda, aunque sea unos pocos minutos por día.

El bebé, listo para salir

En cuanto al bebé, ya está totalmente desarrollado, el lanugo que lo empezó a cubrir en el segundo tercio del embarazo se cae, y ya está en condiciones de sobrevivir fuera de la madre sin ningún tipo de ayuda para respirar. Su piel ya está completa y ya ha tomado color.

Sus uñas han crecido y tiene unas pelusas de pelo ya crecidas en la cabeza.

En promedio, un bebé en esta etapa llega a medir 50 centímetros y pesar 3 kilos.

Solo queda estar atentos al gran momento y tener todo listo para salir corriendo al hospital cuando llegue el esperado momento.