Debido a las múltiples aplicaciones que van surgiendo como redes sociales, mensajería, emails, juegos…etc. ayudan a proliferar este trastorno.

La definición más correcta de la nomofobia es el miedo a salir de casa sin el teléfono móvil y la palabra deriva de la expresión inglesa “no-mobile-phone phobia”.  

Nos podemos hacer una idea del grado de ansiedad que puede suponer a estas personas perder el móvil. 

Podemos observar los primeros síntomas fácilmente tanto en usted como en un familiar. Las personas que sufren de nomofobia no pueden dejar el móvil ni un segundo, sintiéndose nervioso en reuniones familiares, o durante el trabajo con la necesidad imperiosa de consultar los mensajes de su móvil.

Es importante controlar nuestra adicción a los teléfonos móviles

Esta enfermedad crea fundamentalmente inestabilidad, agresividad y dificultades de concentración en las personas que le genera la inquietud o el temor a quedarse desconectado. Con ella las personas desarrollan además una especial preocupación desmedida a encontrarse siempre informado de los mensajes, redes sociales y demás tanto que solo el hecho de consultar el móvil puede darle la tranquilidad que necesitan. Es decir, el teléfono se convierte en el objeto principal de su existencia con lo que su pérdida puede hacer sucumbir a la persona.

Cómo tratar la nomofobia

Si estás leyendo este artículo y crees que este puede ser tu problema debes saber que puedes enfrentarte a él de manera gradual. Aunque es difícil no es imposible, la clave está en liberarte paulatinamente de esta fuerte dependencia. Enfrentarte poco a poco, en intervalos de tiempo graduales, a la sensación de estar sin móvil. 

Pero si ves que el problema es algo más profundo de lo esperado no dudes en acudir a un especialista. Es mejor atajar el problema con la visita a un psicólogo que pueda darte las pautas correctas para tu pronta recuperación.

No olvides que el móvil puede ser muy útil a nuestra sociedad en distintas circunstancias pero, por el contrario, un uso inadecuado e incontrolado puede derivar a serios problemas tanto físicos como psíquicos.