La salud freelance o de cualquier trabajador independiente se puede ver minada por varios factores, pero en definitiva la primera señal que tenemos de que alguien se está alimentando mal se manifiesta al subir de peso, ya que los alimentos más rápidos y fáciles de comer mientras trabajamos son los chatarra. Veamos entonces tres trucos para evitar engordar cuando trabajamos en casa.

Vegetales y frutas esenciales

Eliminar la tentación o reducirla es lo más sensato, por ello es necesario eliminar las bolsas de papas fritas y sustituirlas por bolsas de verduras cortadas o papas vegetales horneadas. Elimina los dulces y las golosinas para preferir frutas frescas o secas como arándanos deshidratados o pasitas.

Aunque claro está, no se trata de sufrir comiendo verduras o frutas sino de disfrutarlas, por lo que no dudes en usar aderezos, chile o vinagretas en las ensaladas y verduras, así como granos y galletitas. Y para las frutas, el yogurt, la miel y preparaciones frutales como smoothies y jugos son la mejor forma de disfrutar de ellas.

No comas frente al ordenador

Obvio no te recomendamos tomar bebidas alcohólicas mientras trabajas ¡no nos emocionemos!, sino el preferir tomar café, té, jugos o una que otra bebida alcohólica con moderación cuando estemos trabajando. Ya que tomar líquidos nos “entretiene el hambre” y nos ayuda a evitar que terminemos sin disfrutarlas ni darnos cuenta una bolsa de papas fritas frente a la PC. Evitar comer snacks y preferir líquidos que además sean diuréticos nos ayudará a mantener controlado el peso e incluso reducirlo.

Date unos minutos para realizar una actividad física

Además, complementar esta alimentación más saludable con 15 o media hora de actividad física nos garantizará que las llantitas, chaparreras y esa pancita de freelance se nos acumule. Y sobre todo, que a la larga, este trabajo que nos permite viajar y pasar tiempo con la familia, nos resulte un daño a nuestra salud y condición física.