Enseñar a los pequeños del hogar sobre los peligros que existen en la red es nuestro trabajo como padres, maestros, hermanos mayores o como simples personas adultas que pueden instruir al pequeño, ya que por cada persona madura y adulta que puede haber en la red, un acosador, mal intencionado o incluso pederasta puede estar buscando su próxima víctima. Veamos cómo hablar con los chicos sobre los peligros que podrían encontrar en la red.

Hablar con ellos sin asustarlos

Ser objetivos es siempre lo mejor, ya que los pequeños son especialistas en reconocer cuando sus padres exageran para asustarlos o simplemente hiperbolizan por sobreprotegerlos.

No exagerar sobre los peligros de la red los pone alertas, pero a la vez les mantiene en esa confianza en sí mismos que les ayudará a pedir nuestra ayuda si se meten en problemas, recordemos siempre que en la mayor parte de las ciberextorciones a menores, los chicos las han mantenido en secreto de sus padres para evitar un regaño o un castigo.

Recalcando que el tema es importante

Pero bueno, tampoco el otro lado de la moneda es objetivo si no recalcamos que se trata de un tema importante, y que si bien es cierto la web no es mala ni está llena de pervertidos, es un lugar que sí existe información inadecuada para su edad y puede ponerlos sin ellos imaginar o querer, en contacto con personas peligrosas. Dar las herramientas al niño para mantenerse seguro es lo más indicado.

Enseñándoles sobre su seguridad

Hacer que el pequeño sepa que no es bueno compartir mucha información en la red, y que si alguien le pide cosas como su número de celular, su dirección física, si le pregunta sobre dónde toma clases o datos personales semejantes, lo que debe hacer inmediatamente es acudir a nosotros como padres o como mayores para identificar si la persona con la que chatea, se manda mensajes o de la que es ahora amigo en Facebook, es una persona segura o por el contrario es una amistad peligrosa.