Por si todas estas virtudes no fueran suficientes, además las ninfas tienen unos plumajes realmente bonitos y saben imitar muy bien los sonidos. Viven bien en comunidad con otras aves de su especie y se relacionan mucho con sus dueños.

Cuidados básicos de las ninfas

Las ninfas necesitan una jaula que debe de ser de un metro por un metro como tamaño mínimo. Esta jaula es suficiente para una ninfa o para una pareja, pero si se desea tener más aves debe de comprarse una jaula mayor para evitar peleas y la propagación de enfermedades debidas al hacinamiento. En la jaula debe de haber barras para subirse y columpios.

Comen semillas o piensos especializados y les encantan las frutas y verduras frescas aunque no pueden comer perejil ni  aguacate y la lechuga tampoco le suele sentar demasiado bien.  Naranja, plátano, pera, pepino o tomate son algunas de las mejores alternativas para completar su dieta de grano, siempre primando las verduras ante las frutas. Ocasionalmente se les puede dar algún premio en forma de galletas especiales.

Las jaulas de las ninfas, si tan solo hay uno o dos individuos, se limpia una vez por semana, asegurándose de quitar todos los restos de comida en mal estado y de limpiar los barrotes cuidadosamente. Siempre deben de tener agua fresca a su disposición.

Como todos los animales, precisa de un seguimiento veterinario y de unas revisiones que el especialista marcará para asegurarnos que el animal está en perfectas condiciones.

Ninfas en edad adulta

Distinción de sexos

Hay varias formas de diferenciar a las ninfas machos y hembras. Los machos suelen presentar tonos más intensos y además tiene una cresta mucho mayor que la de la hembra. El anverso de la cola del macho es negra, mientras que la de la hembra tiene líneas en gris y en amarillo.

También es posible saberlo apalpando la zona baja del vientre, dónde se encuentran dos huesecillos en punta. Si se les presiona suavemente y estos se abren, estamos ante una ninfa hembra. De todos modos este método es para aquellos que tienen más experiencia, ya que un novato se puede llevar un bue picotazo al andar tocando en esa zona.

Conoce los detalles sobre la reproducción de las ninfas

Reproducción

Las ninfas hembras deciden si un macho es o no de su agrado, pudiendo rechazar al que nosotros le hemos llevado como compañero. El macho va a cortejar a la hembra cantando y aleteando, en una ceremonia realmente bonita. Si la conquista, esta pondrá entre cinco y siete huevos.

El mejor momento para criar es la primavera y debemos de prepararle a la hembra un nido que se puede rellenar de serrín. Allí incubarán los huevos durante tres semanas, aunque las crías no dejarán de ser dependientes hasta que haya pasado más de un mes.

Cría de ninfas

Las ninfas pueden reproducirse a partir de los dos años y no es conveniente dar las crías hasta que estas cumplan los seis meses.

Os dejamos con un vídeo para que conozcáis más sobre estas aves tan encantadoras.