Cuanto más se fue estudiando este tema, más descubrimientos se fueron haciendo. Por ejemplo con respecto a los instrumentos se descubrió que:

Para conseguir que el niño tenga una mayor concentración escuchar música que contenga violines, éstos otorgan melodías que mejoran dicha concentración, al usar los otros instrumentos de cuerdas se obtenían resultados semejantes.

Cuando se busque conseguir habilidades motoras gruesas hay que recurrir a los instrumentos de percusión porque trabajan directamente sobre el ritmo del cuerpo dando una gran soltura y vivacidad.

Para potenciar el lenguaje se necesita música orquestal ya que su gran organización actúa sobre el hemisferio del cerebro que maneja esa habilidad. También esta organización influye en el entendimiento que hace el niño de las instrucciones que el maestro da en el aula. Esto se debe a que el entrenamiento en la escucha se va mejorando día a día y paulatinamente se distinguen más y más detalles. Los resultados en este campo son verdaderamente sorprendentes.

Influencia de la música clásica sobre el desarrollo de los bebés

El sonido más agradable para el bebé

De todos modos para el bebé la mejor canción es el latido del corazón de la madre, no hay nada que se le compare. También la voz materna tiene un efecto muy importante y a medida que crecen el universo del bebé se amplía considerando al padre en un lugar trascendente también y de allí al resto de la familia y al mundo con el aporte a la socialización que también brinda la música.

¿Qué pasa con la música que no es clásica?

Pues es perfectamente posible de escuchar por los bebés y los niños. No hay contraindicación al respecto. Lo aconsejable es considerar que para el bebé la música no sea estridente y que el volumen al que se escuche no sea muy fuerte. Los estudios se han realizado sobre música clásica por la riqueza que posee y la organización que tiene pero la música popular presenta el beneficio de generar sentido de pertenencia a una determinada cultura, edad y estrato social.

Otro aporte importante al desarrollo del bebé lo hacen los juguetes musicales que pueden ser manipulados por él afianzando la coordinación óculo-manual.

Con todo esto, padres, bebés y niños pueden llegar a disfrutar mucho de la música realizada en familia y también aprender.