Para comprender estas posibilidades que ofrece la música veremos cómo funciona el cerebro. Dividido en dos mitades, es un órgano que sufre grandes cambios durante la infancia. Sus dos hemisferios cumplen diferentes funciones: el izquierdo se ocupa del lenguaje y el derecho se ocupa de la percepción y el procesamiento de la música y del arte en general. Por medio de las conexiones que permiten las neuronas es que se transmiten los impulsos nerviosos y toda la información en el cerebro. Con una gran capacidad de aprendizaje y adaptabilidad a situaciones de déficit el cerebro todavía está en estudio y no se ha dicho la última palabra.

Los estudios que se han realizado en este sentido han demostrado que la música actúa en la corteza cerebral, principalmente en la occipital y frontal donde se procesan las funciones espacio-temporal.

Al realizar un encefalograma con música se ha comprobado una actividad del tipo alfa dando como resultado un aumento en la capacidad de memoria, atención y concentración. Estimula también la habilidad de solucionar todo lo concerniente a las matemáticas y lo que requiera razonamientos de elevada complejidad.

Es también importante la influencia que tiene en el lenguaje y la emisión de sonidos facilitando la comunicación con sus pares y con los adultos motivo por el cual es también elemento de socialización.

En otro aspecto ayuda a liberarse interiormente permitiendo una expresión más espontánea y más creativa ya que también estimula esa área. Sus melodías pueden facilitar la evocación de imágenes y con ellas la liberación de sentimientos, dando una posibilidad más a los tratamientos terapéuticos en caso de ser necesarios.

Permite el movimiento y con él, el desarrollo corporal y el conocimiento del cuerpo, de su dimensión y de su equilibrio.

Para concluir, la música brinda un amplio espectro de posibilidades que no deben ser desperdiciados ni tomados a la ligera, sino que abre un campo muy rico de trabajo con todas las edades y, especialmente, con los niños de los primeros tres años de vida.