1. Museos Vaticanos. Uno de los motivos por el que millones de viajeros visitan cada año Roma es para conocer los tesoros que se esconden en los Museos Vaticanos. Se encuentran en el país más pequeño del mundo, el Vaticano, y está formado por diversas salas en las que se muestran interesantes colecciones de pintura, joyas, tapices, esculturas… Alguno de los museos que lo integran son el Museo Egipcio, la Galería de los Candelabros, el Museo Pio – Clementino o la pinacoteca, pero sin duda la Capilla Sixtina es la parte del recorrido más esperada por todos los turistas. Para acceder al interior hay que pagar un precio de entrada de 16 euros, al menos que se opte por contratar un guía y por un precio más elevado poder entrar sin hacer filas y conocer de primera mano todos los secretos de los Museos Vaticanos. Recuerda que hay días y espacios que te permiten visitar gratis el Vaticano, un modo de no perderte este lugar tan impresionante a pesar de viajar con presupuesto limitado.

Museos Vaticanos en Roma

  1. Galería Borguese. El Vaticano, el centro de Roma o el Coliseo son los tres núcleos principales donde se concentra el turismo en cualquier época del año en la capital italiana. Sin embargo, al norte de la ciudad encontramos un gran espacio verde que nos deja en su interior otro de los museos más importantes de Roma. Hablamos de la Galería Borguese, integrada en el parque homónimo y una excusa perfecta para escapar del bullicio y tráfico del corazón de la población. En su interior se muestran las pinturas más destacadas de artistas tan famosos como Rafael o  Tiziano, así como un importante número de antigüedades con miles de años de historia. Debido al gran volumen de visitantes que recibe, es necesario reservar el acceso con antelación; su precio es de 11 euros por persona.

Interior de la Galería Borguese

  1. Museos Capitolinos. Se dice que la ciudad de Roma fue fundada por Rómulo y Remo, dos jóvenes que fueron amamantados al nacer por una loba, según cuenta la leyenda. Y precisamente la representación de la Loba y los fundadores de la ciudad se encuentra en uno de los espacios más visitados de la capital: los Museos Capitolinos. Están formados por dos hermosos palacios, conectados entre sí por la Galería Lapidaria, y situados ambos en la céntrica Plaza del Campidoglio. Es considerado uno de los museos más antiguos del mundo y ofrece a los visitantes numerosas obras relacionadas con la pintura y la escultura; de esta última destaca la figura ecuestre de Marco Aurelio, uno de los atractivos principales del museo.

Museos Capitolinos de Roma

  1. Palacios. Pasear por Roma es sinónimo de caminar por una ciudad convertida en un gran museo al aire libre; y precisamente los numerosos palacios con los que cuenta en sus calles hacen de esta población una verdadera obra de arte en sí misma. Dos de los palacios más importantes y más visitados son el Palacio Altemps y el Palacio Barberini, siendo este último el encargado de albergar la Galería Nacional de Arte Antiguo. Con respecto al Palacio Altemps, su visita ofrece la posibilidad de ver todo tipo de esculturas de la Roma y Grecia Clásicas; un viaje al pasado imprescindible para todos los turistas. Y aquellos viajeros que visiten en Roma para conocer los lugares más importantes de la religión cristiana no deben perderse el Palacio Venecia ya que durante siglos fue la residencia papal.

Palacio de Barberini

  1. Galería Nacional de Arte Moderno. ¿Has estado en el MoMa de Nueva York o en el Tate Modern de Londres? Seguro que ningún museo de arte moderno será parecido a la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma. El diseño antiguo de su fachada contrasta con las más de 5 mil piezas de reciente creación que hay en su interior; todas ellas construidas por artistas de todo el mundo en los últimos 50 años. Se encuentra en la zona norte de Villa Borguese, abre todos los días a excepción de los lunes y el precio de acceso ronda los 12 euros por persona.

Galería Nacional de Arte Moderno en Roma