El diseño del edificio estuvo a cargo del arquitecto estadounidense Daniel Libeskind, de orígenes judeo-polacos. Libeskind utilizó pocas ventanas de distintos tamaños en la construcción y creó una fachada de metal (zinc, más precisamente) para representar el vacío que dejaron los judíos desaparecidos durante el Holocausto. La planta del edificio tiene la forma de un rayo (en forma de zigzag)  y desde fuera, una parte de la fachada se asemeja a una Estrella de David quebrada.

Interior de la estructura del Museo Judío

El edificio que alberga el Museo Judío tiene un subsuelo y cuatro plantas sobre el nivel del suelo. Todas son similares, excepto la última, que tiene oficinas y una distribución diferente a las otras. Se accede al museo a través de una edificación con forma de rombo que conduce a un pasillo escasamente iluminado (representado el silencio y la oscuridad que debió atravesar el pueblo judío) que lleva a tres direcciones: a la Torre del Holocausto, al Jardín del Exilio y a la exposición permanente del museo.

Dentro de este museo de Berlín se exhibe una colección de objetos cotidianos, muebles y otras pertenencias personales  de los judíos que vivieron en Alemania en los últimos 2000 años. Además se muestran cuadros que representan la vida de los judíos alemanes desde la Edad Media hasta la actualidad. También hay exposiciones temporarias que complementan la colección permanente del museo, así como también se ofrecen distintas actividades culturales como conciertos, conferencias, talleres y funciones de cine.

El interior de este museo alberga colecciones de diferentes tipos para recordar la historia del pueblo judío en Alemania

El museo ofrece visitas guiadas grupales sobre temas específicos en hasta 14 idiomas. Habitualmente, las visitas con horarios fijos se brindan en alemán y en inglés. Para grupos de hasta 15 personas, el costo de la visita es de 60 euros, además de los 8 euros de la entrada.

Dentro del museo se encuentra el Café Schmus, donde se puede comer o tomar un café durante el recorrido (aunque también está abierto a personas que no visitan el museo). En el primer y en el segundo piso también hay máquinas expendedoras de café y refrescos para que los visitantes puedan beber o comer algo mientras admiran la colección del museo.

Dirección

Lindenstraße 9-14, en el barrio de Kreuzberg, al sur del distrito de Mitte.

Cómo llegar

En metro: tomando las líneas U1 y U6, hay que descender en la estación Hallesches Tor. Y, además, con la línea U6 se puede bajar en la estación Kochstraße.

En autobús: líneas M41 y M29.

Horarios de apertura

De martes a domingo: de 10 a 20 hs

El museo permanece cerrado durante las festividades judías de Rosh Hashaná y Iom Kipur, así como también durante la Navidad cristiana.

Precio de las entradas

Precio regular: 8 euros

Precio con descuento: 3 euros

Menores de 6 años: gratis

Billete familiar (2 adultos y hasta 4 niños): 14 euros