No se necesita practicar nada para que esto suceda, es automático, como los latidos que realiza nuestro corazón o la respiración. Sin embargo, a veces dependiendo de nuestro modo de vida, podemos hacer cosas que afecten algunas cuestiones de nuestro cuerpo.

Por ejemplo, si comemos muchos alimentos fritos y tomamos mucho alcohol, tendrá un efecto negativo en el sistema digestivo. Pero en este caso vamos a ver qué podemos hacer para lograr un efecto que favorezca estos movimientos, lo cual mejora la digestión, evita o reduce el estreñimiento y hasta puede afectar el estado de ánimo.

Lo primordial es revisar nuestra dieta. No me refiero que hay que dejar de comer lo que sea que hayamos estado comiendo hasta ahora y comer lechuga y tomate solamente. La idea acá tampoco es bajar de peso ni nada, solamente reducir ciertos alimentos que pueden afectar negativamente tu sistema digestivo.

Por lo que si puedes reducir aunque sea un poco las frituras y aumentar las fibras, ya sería un gran paso y no es tan difícil. O al menos intentar incorporar fruta a tu dieta. Una buena idea puede ser comer una fruta, como un kiwi o una manzana, 1 hora antes de tu almuerzo, mejorará mucho ti digestión en general. (Que de hecho es como se debería comer, primero las frutas y luego el resto).

Hacer ejercicio al menos 2 o 3 veces por semana también ayuda a la digestión. Recomiendan pilates pero cualquier ejercicio aeróbico por poco menos de 1 hora será de gran ayuda.

Dentro de lo posible beber mucha agua, generalmente se recomienda beber entre 1 litro y medio y 2. Intenta mantener esos niveles, tampoco te pases mucho porque agua en exceso (entre 5 y 7 litros por día) puede ser muy nociva para tu salud. A la hora de ir al baño, intenta ir solo cuando tengas ganas, no apures el proceso ni tampoco te lo aguantes, a menos que no te quede otra en ese momento, pero en general trata de ir ni bien sientas las ganas.

No es algo muy complicado lo que hay que hacer para estar mejor, y tendrás muy buenos resultados a largo plazo, pero requiere un poquito de fuerza de voluntad.