Es cierto que para ejercitarse en casa necesitamos mucha disciplina de nuestra parte pero sobre todo de mantenernos motivados. Es necesario establecer una

Porque el gimnasio en casa tiene tantas ventajas como desventajas, tales como:

  • La cama y la cinta de correr o andar están igual de cerca.
  • No pagar un gimnasio hace más fácil posponer nuestra sesión de entrenamiento.
  • En casa tendemos a ponernos pretextos más fácilmente al distraernos con tareas que tenemos pendientes.
  • Ver televisión es más atractivo que sudar y cansarse.

Pero el secreto está en motivarnos de la mejor forma para que esos aparatos de ejercicio no se llenen de polvo y sirvan solamente para sostener bolsas y sacos.

Vamos a repasar algunos consejos que podrán ayudarte a encontrar la motivación necesaria para no descartar tu entrenamiento semanal o incluso diario aunque el lugar para hacerlo esté dentro de tu propia casa:

  • Establece una hora para ejercítate: trata de buscar la mejor hora para ejercitarte, ya que si bien es cierto hacerlo por la mañana trae muchos beneficios, algunas personas no sienten suficiente energía recién levantados y prefieren ejercitarse por la tarde.
  • Date pequeñas recompensas: de vez en cuando toma esa media hora de ejercicio para tomar un baño relajante, para leer un libro o para hacer cualquier actividad que disfrutes mucho. Pero evita recompensarte con comida.
  • No te sientas culpable por los días que no ejercitas: así mismo, procura enfocarte en las cosas positivas. Si un día no ejercitas no te des golpes de pecho, si no tómalo con calma y ejercita 5 minutos extras los siguientes días.
  • Ejercítate en pareja: quienes ejercitan en pareja se motivan unos a otros a seguir, si puedes espera a tu esposo para hacer esa rutina que te ayuda a quemar grasa, o invita a tu compañera de piso a hacer pilates junto contigo. Esto les traerá beneficios a ambos por lo que no querrán dejar de practicar deporte juntos.
  • Realiza un ejercicio que te guste: pero sobre todo no te ejercites pensando simplemente en las áreas por trabajar o en cómo te verás tras sufrir el ejercicio, sino con un entrenamiento que en realidad te resulte divertido, cómodo y disfrutable para así hacer del ejercicio una actividad regular en tu vida que sea reconfortante y relajante para ti a pesar de ser cansada.

Deja atrás las escusas y desempolva esa caminadora, desenrolla tu tapete de yoga o dale play a esa rutina de ejercicio en YouTube. Con estos consejos te mantendrás motivado y determinado para ejercitarte en casa.