Los 5 atractivos más visitados de Pekín

  1. Gran Muralla China. Casi 9 mil kilómetros de muralla componen una de las Siete Maravillas del Mundo y el símbolo por excelencia de China. La Gran Muralla China es uno de los monumentos más visitados del país y debido a su gran extensión, es posible visitar una parte de ella si viajamos a Pekín. Dos de las zonas de la muralla más próximas a la ciudad son las de ‘Mutianyu’ y ‘Badaling’, situadas a 90 y 80 kilómetros de Pekín, respectivamente. Desde ella podrás ver los paisajes más espectaculares del territorio chino, así que según los tramos que quieras recorrer, el precio variará. Permanece abierto a partir de las 7 horas y cierra a las 18 o las 19 horas, según la época del año. 

La Gran Muralla China

  1. Palacio de Verano. Como su nombre indica, fue una de las residencias estivales más importantes para las dinastías que gobernaban en el territorio chino años atrás. Se encuentra situado a orillas del Lago Kunming y ofrece a los visitantes un gran complejo arquitectónico al aire libre formado por varios templos, monumentos y hermosos jardines. La calle Suzhou, la Gran Galería o la Torre de la Fragancia de Buda son alguno de los principales puntos de interés de su interior; siendo ésta última un mirador perfecto para tener unas vistas impresionantes. Está a tan sólo 12 kilómetros del centro de Pekín y se puede llegar a él en una de las casi 30 líneas de autobús que deja próxima al Palacio. Según la época del año en la que se visite, el precio oscila entre los 50 y los 60 yuanes; lo que equivale en euros a unos 6 o 7 euros por persona. 

Palacio de Verano cerca de Pekín

  1. Ciudad Prohibida. Una visita obligada para todos los turistas que viajen a Pekín es al gran complejo de la Ciudad Prohibida, ya que se encuentra en pleno corazón de la ciudad y en la parte norte de la céntrica Plaza Tian’anmen. Durante más de 500 años más de 20 dinastías pasaron por las salas de los numerosos edificios que dan vida a esta pequeña ciudad dentro de Pekín. Los leones chinos, los dragones o los guardianes del tejado son alguno de los elementos que hacen de este gran espacio arquitectónico un lugar único en el mundo. Abre todos los días entre las 8,30 y las 17 horas, excepto en los meses de otoño e invierno que cierra sus puertas media hora antes. Precisamente durante esta época del año el precio de entrada es de 40 yuanes, a diferencia de 60 yuanes que cuesta entre abril y octubre; es decir, 4,50 y 7 euros respectivamente. 

Ciudad Prohibida

  1. Colina del Carbón. Y precisamente junto a la Ciudad Prohibida está otro de los puntos de interés imprescindibles para visitar en Pekín, la Colina del Carbón. Se trata de un gran jardín imperial situado en una de las zonas más elevadas de la población, lo cual permite tener unas espectaculares vistas mientras se disfruta de uno de los espacios naturales más visitados del territorio chino. Debido a su altura, los senderos que recorren el parque son bastante empinados y puede resultar algo agotador para pasear a pie; sin embargo, al estar al aire libre, no tiene un horario o un precio de entrada establecido y resulta una de las actividades gratuitas más recomendadas para realizar en Pekín. 

Colina del carbón en Pekín

  1. Templo del Cielo. Naturaleza, arquitectura, religión y tradición se funden en un mismo espacio dando lugar al hermoso Templo del Cielo. Aunque es una más de las numerosas construcciones religiosas de Pekín, éste es uno de los más visitados ya que es el preferido por los habitantes para realizar diversas actividades al aire libre como bailes, tai-chi, volar cometas... Se construyó durante la dinastía Ming para honrar al Dios del Cielo y rogar que cuidara sus cosechas durante todo el año. Está integrado en el interior del parque homónimo, en el sur de la población, y es una de las zonas mejor comunicadas ya que por él pasan más de 30 líneas de autobús. Los jardines permanecen abiertos entre las 6 y las 22 horas, pero los monumentos abren al público en horario de 8 a 17 horas. El precio para acceder es de 30 yuanes, el equivalente a 3,50 euros por persona.

Templo del Cielo