Las más visitadas

  • Londres. La capital británica resulta económica si queremos centrar nuestro viaje en recorrer alguno de los museos más destacados de Europa. Y es que espacios culturales como el Museo Británico, la Galería Nacional, el Museo Imperial de la Guerra o la Colección Wallace son alguno de los muchos atractivos gratuitos que ofrece Londres a los visitantes. Además, se puede disfrutar de actividades al aire libre que no requieren ningún tipo de coste, como el famoso ‘Cambio de la Guardia Real’, la ‘Ceremonia de llaves’ en la imponente Torre de Londres o uno de los parques más grandes de Europa, el Hyde Park.

Museo Imperial de la Guerra

  • París. Uno de los símbolos de la ciudad, la catedral de Notre Dame, permite el acceso gratuito al interior de la basílica de forma permanente. Si queremos subir a lo alto de las torres, podremos hacerlo sin ningún coste el primer domingo de cada mes y ahorrar los más de 8 euros que cuesta la entrada el resto de días. Otro de los templos religiosos más importantes de París es la Iglesia de Madeleine, cuya visita al interior no requiere de una entrada previa. Lo mismo ocurre en el famoso Petit Palais, uno de los museos más recomendados de la capital francesa y cuya entrada no tienen ningún tipo de coste. Además, los menores de 25 años pueden entrar gratis en monumentos como el Arco del Triunfo, el Panteón o Los Inválidos.

Iglesia de la Madeleine

  • Roma. Dentro de Roma encontramos el micro-estado más pequeño del mundo, El Vaticano, y es una de las opciones más económicas si viajamos a la capital de Italia. Y es que la entrada a la basílica de San Pedro, una de las más grandes y turísticas del mundo, permite el acceso a los visitantes sin ningún tipo de coste. Y con respecto a otro de los atractivos de esta zona, los Museos Vaticanos, aunque la entrada generalmente cuesta 16 euros podrás entrar de forma gratuita el último domingo del mes. En pleno corazón de Roma se encuentra uno de los monumentos más antiguos y mejor conservados del Imperio, el Panteón de Agripa, cuyo acceso al interior es gratis durante todo el año. Visitar la Boca de la Verdad, lanzar una moneda en la Fontana de Trevi o el Arco de Constantino son otras de las muchas actividades que se pueden hacer en Roma mientras ahorras en tus vacaciones.

Fontana de Trevi

En el corazón de Europa

  • Berlín. La capital alemana todavía arrastra los vestigios de la II Guerra Mundial en sus principales puntos de interés, por lo que visitar Berlín es sinónimo de retroceder en el tiempo y conocer uno de los hechos históricos más importantes de la Europa del siglo XX. Atractivos relacionados con el conflicto como el Muro de Berlín, el Monumento al Holocausto o la Topografía del Terror permiten el acceso de los visitantes sin ningún tipo de coste. Pero además, otra de las joyas del patrimonio del país y el que se ha convertido un símbolo para la ciudad, tampoco requiere ningún tipo de entrada; hablamos de la Puerta de Brandeburgo. Tampoco olvides visitar el interior del Parlamento Alemán, ya que además de ver las salas de esta importante construcción y tener unas buenas vistas de la ciudad, el acceso es gratis.

Puerta de Branderburgo

  • Viena. Recorrer las calles de la capital e Austria es como visitar un gran museo al aire libre, ya que por ejemplo en la zona del Ringstrasse están repartidos los edificios más bellos de Viena. A diferencia de otras ciudades europeas, aquí podemos visitar de forma gratuita uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo, el Prater. Y si quieres seguir ahorrando en tu viaje a Viena, no te olvides de entrar al interior del templo religioso por excelencia, la Catedral  de San Esteban.

Edificios y monumentos de Viena