Pasta con salsa

Las salsas preparadas son en ocasiones caras, por lo que picar y sofreír ajo, cebolla y tomate basta para tener una sala riquísima calidad de frasco gourmet. El truco es agregar bastante orégano para darle olor y cortar la acidez del puré de tomate comercial que usemos con un poco de azúcar o bicarbonato para así tener el verdadero sabor italiano en casa, rápido, fresco, natural y económico. Entre estas combinaciones podemos encontrar la pasta con salsa boloñesa, una de las recetas más populares que utilizan la salsa de tomate, algunas especias y carne picada. SIn embargo, existen muchas más combinaciones.

Pasta con salsa de tomate del tipo boloñesa

Pasta y quesos

La ventaja de hacer este tipo de pastas es que podemos tomar cuantos pedacitos de quesos tengamos en el refrigerador y alacena y con ellos hacer una pasta a los tres, cuatro o muchos quesos, ya que la pasta admite muchos sabores. Pero, es preciso que los sabores concuerden y sepan ricos, y es sencillo hacerlo cuando se trata de quesos, al juntar quesos suaves con un poco de quesos fuertes o fuertes con quesos cremosos como el de cabra. Te sorprenderá lo rico que se come con sobras de queso y pasta.

Pasta con tres tipos de queso diferentes

Pasta con mantequilla y ajo

Así, tal cual, con mantequilla derretida  y ajo tenemos una pasta impresionante con una cremosidad y aceitito suntuoso, es mínimo lo que se gasta económicamente hablando, pero al acompañarla con un poco de ensalada o pan, tenemos una comida completa que gusta mucho.

Pasta que ha sido cocinada con mantequilla de ajo

Pasta fresca sin un chef profesional

Las pasta frescas pueden verse intimidantes e imaginamos que solamente los chefs profesionales las pueden realizar, pero no es así, en realidad son sencillas de elaborar y cocinar, pues se trata de una masa en sí. A un huevo por cada cien gramos de harina agregamos un chorrito de aceite, amasamos hasta tener una masa homogénea, dejamos reposar la masa tapada para evitar que se forme una costra y estiramos con palote o máquina de pasta.

La pasta fresca además se cocina en menos tiempo y en menos de lo que imaginamos podemos tener un plato listo sobre la mesa con pasta fresca como de restaurante, o secarla y tener pasta gourmet. Nos percataremos que haciendo cuentas es super baratísima y rinde mucho, así que más rico por menos dinero no se puede comer.