Edimburgo  es la capital de Escocia. Es una ciudad que emana energía. Edificios de cientos de años, con capas y capas de historia. Humilde  en su fachada, ofrece un abanico de oportunidades de todo tipo, parques, pasadizos, coloridos bares, fantasmas. 

El cementerio de Grayfriars es un pequeño cementerio que rodea una capilla en el centro de Edimburgo. Su historia data de más de 500 años. Su nombre proviene de sus primeros encargados, los monjes franciscanos. Estos eran conocidos como los Gray Friars, Frailes Grises.

El perro más famoso de Gran Bretaña

John Gray era un policía. Todas las noches realizaba sus rondas policiales acompañado de su perro, Bobby. En 1858, John muere de tuberculosis y Bobby comienza a ir todos los días al cementerio y hacer guardia. Cómo no se le permitía entrar, Bobby se mantuvo en la puerta del cementerio, ¡por 14 años! Llegó a ser tan conocido, que la gente viajaba a Escocia para verlo y dejarle algún alimento en señal de simpatía. Cuando muere la administración de la ciudad permite que sea enterrado cerca de su amo, dentro del perímetro del cementerio. Ambas tumbas se pueden visitar allí.

Bobby, un perro muy especial en Escocia

Aquel que no debe ser nombrado

Cuenta la historia, que J.K. Rowling escribió el primer libro de Harry Potter en un cafecito frente a este cementerio. Parece que a la autora le faltaba inspiración, porque decidió tomar nombres de personas enterradas allí. Moody y  McGonegall por ejemplo. ¡Pero ojo! ¿Saben quién más está enterrado allí? Nada más y nada menos que el villano más conocido de los últimos tiempos: Lord Voldemort. La tumba se encuentra bajo el nombre de Tom Riddle. Millones de turistas se acercan cada año a visitar y dejarle mensajes. 

Lord Voldemort, cuya tumba encontramos en Edimburg

Antinomias poéticas

Continuando en la línea literaria, este cementerio alberga a dos poetas muy conocidos por razones opuestas. Sir Walter Scott, por ser considerado el mejor poeta escoces. William McGonnegall, famoso por ser considerado el peor poeta de Escocia. Ahora también conocido por donarle el nombre a la querida Minerva McGonnegall.

Si te animas a visitarlo de noche, este cementerio también tiene su historia de fantasmas. ¿Qué te parece? ¿Estás buscando experiencias nuevas? ¿Te animas a probar esta?