Esta actividad minera ataca directamente a bosques tropicales ya que está ubicada en la Amazonia occidental en el estado Madre de Dios de Perú, se ha visto lo mismo en sectores de Colombia, Ecuador y partes de Bolivia. La minería conlleva la deforestación de bosques con todo lo que ello implica: desaparición de especies vegetales y animales y la consiguiente infertilidad de la tierra. Además la utilización de productos contaminantes que van directo a las fuentes de agua sin ningún tipo de control.

Imagen de una mina ilegal de Perú, donde acaban con los bosques

En Perú se considera que hay alrededor de 50.000 mineros que operan en toda la región sin permisos gubernamentales y lo hacen en relación de dependencia con un pequeño grupo que se hacen llamar “Los Señores del Oro” y que tienen derechos sobre esas tierras sin que medie ninguna ley que restrinja su utilización o que proteja la zona. Estos “Señores del Oro” actúan como si estuvieran en la Edad Media y se tratara de un feudo donde lo único que prima es hacer su voluntad. Aquí no solamente trabajan los mineros sino que consiguen niños para ayudar en las tareas que no son para nada livianas.

Se manejan con total libertad e impunidad ya que consiguen altos beneficios que pueden comprar el silencio de muchos y, por consecuencia, los políticos miran para otro lado y no legislan al respecto y minimizan los efectos de la minería. Mientras tanto la biodiversidad del lugar y el delicado equilibrio que caracteriza al bosque tropical están en serio peligro.

La gran deforestación de Perú supone un problema para el medio ambiente del planeta

El precio del oro sube y los grandes economistas a nivel mundial aconsejan comprar oro por tanto la extracción ilegal no se detendrá a pesar del costo elevado que paga toda la humanidad. Además de la gran cantidad de mineros que ven en esto la posibilidad de hacer una diferencia económica importante, mientras el gobierno siga haciéndose el distraído. No olvidemos la gran pobreza que sufre la región y el país en general.

Las técnicas de extracción siguen siendo primitivas y con una gran utilización de mercurio lo que produce niveles de contaminación importantísimos en tierra y en agua, las reservas de agua de Perú están sufriendo las consecuencias y los animales que beben allí también. Se calcula que el vertido de mercurio oscila en unas 35 toneladas cúbicas anuales.

Es hora de tomar conciencia en la problemática mundial del medio ambiente y solicitar a los gobiernos que actúen de manera responsable.