Masajes y estiramiento muscular

Aunque el dolor parece originarse en nuestra cabeza, muchas veces la parte física sufriente se encuentra más abajo: principalmente en el cuello y los hombros. Practicar una rutina de ejercicios de menos de diez minutos cada vez que sientas que la cabeza se te parte hará una enorme diferencia. No solo desaparecerá tu dolor de cabeza, sino que también te sentirás mas alerta y listo para la segunda ronda de tareas.

  • Comienza con el cuello: rota la cabeza lentamente unas tres veces, cuidando de tocar tu pecho con el mentón al ir hacia adelante y echarla bien atrás cuando giras hacia la espalda. Luego gira la cabeza otras tres veces  de cada lado. Apoya nuevamente el mentón en el pecho y menea la cabeza de lado a lado unas cinco veces.
  • Rota los hombros - primero uno, luego el otro-unas tres veces hacia adelante y otras tres hacia atrás. Haz lo mismo con ambos hombros al mismo tiempo. Luego encógete de hombros unas cinco veces y vuelve a realizar las rotaciones, pero esta vez moviendo los brazos.
  • Dobla tu brazo hacia atrás, por arriba y detrás de tu cabeza. Tu antebrazo debe quedar apoyado contra tu rostro y debes poder tocar la parte de atrás de tu cabeza con los dedos. Apoya la otra mano en el codo y empuja  hacia abajo (nunca debe doler) e inclínate hacia el lado opuesto al brazo doblado. Repite el ejercicio con el otro lado.
  • Coloca tus manos detrás de tu cabeza, con los antebrazos puestos horizontales al suelo, y empuja los codos hacia atrás tanto como puedas, haciendo fuerza contra las manos con la cabeza. Sostén la posición unos 10 segundos (o cuanto sientas necesario; debes sentir un hormigueo). 
  • Ahora levanta los brazos tanto como puedas sin separar las manos, y mantén la posición 10 segundos (o cuanto sientas necesario; debes sentir un hormigueo). Baja los brazos hacia adelante en un ángulo de 65° en relación con tu cuerpo (básicamente, tus manos deben estar levemente por sobre tu cabeza pero lo suficientemente bajas para que puedas verlas sin necesidad de levantar la cabeza. Mantén la posición 15 segundos.
  • Por último, gira la espalda hacia un lado, luego hacia el otro. Si el lugar lo permite, es muy recomendable levantarse y estirar bien también las piernas. Quedarás como nuevo.

Si tienes algunas horas libres durante el día, incorporar una rutina de yoga sería una excelente idea. El yoga es, básicamente, una serie de ejercicios para estirar bien el cuerpo; ayudará a prevenir dolores de cabeza, ayuda a reducir el estrés y a mejorar la salud de nuestro corazón y nuestro estado emocional.

Ejercicio

Cuando nos ejercitamos, el cuerpo produce endorfinas, hormonas que influyen positivamente nuestro estado de ánimo y ayudan a la buena circulación y la relajación muscular. Las personas que se ejercitan experimentan menos problemas para concentrarse,  trabajan de manera más eficiente y, gracias a las endorfinas, se mantienen más relajados.

Para las personas que pasan muchas horas frente a la computadora, se recomienda una rutina diaria de  aeróbicos, pero  practicar deportes con amigos tiene el beneficio adicional de la risa y la adrenalina.

Frío y calor

A veces, el dolor puede originarse por desgarramiento o agarrotamiento muscular; en dichos casos estirarse o ejercitar el musculo puede resultar doloroso y muy contraproductivo. Si estirar el musculo te produce dolor, lo ideal es colocar comprensas calientes (hay mantas calentadoras y bolsas de agua caliente; aunque nunca duermes con estas cosas encima; hay una taza demasiado alta de accidentes) sobre los músculos del cuello y sobre los hombros.

Si sientes dolor en los ojos o las sienes, intenta mejor con el frío, colocando cubitos de hielo en las partes adoloridas.

Cuidado con ciertos alimentos

Algunas bebidas y alimentos contienen nitratos y nitritos, químicos que empeoran los dolores de cabeza. Generalmente, si son consumidos con moderación no acarrean problemas, pero si sufres de jaqueca crónica puede que convenga que analices tu consumo diario de cafeína, alcohol, chocolate, queso,  nueces, carnes fermentadas y soja. Es también prudente no consumir estos productos cuando tienes dolor de cabeza.

La deshidratación es también un problema. En la actualidad, en ocasiones tomamos gaseosas o jugos en lugar de agua.  Las gaseosas no pueden reemplazar el agua como los dulces no pueden reemplazar una ensalada. No nos quitan la sed, tomamos más cantidad, y no solo consumimos cantidades insalubres de azúcar, sino que exigimos a nuestro hígado a que trabaje el doble para filtrar de las gaseosas y los jugos el poco líquido que puede aprovechar para hidratar el cuerpo.

Cuando nos deshidratamos, comenzamos a sentirnos cansados, irritables y…sufrimos dolores de cabeza. Intenta limitar tu consumo de jugos y gaseosas disfrutándolas como postre, y dejando que el agua sea tu principal fuente de hidratación. Considera incorporar más frutas y verduras a tu dieta.

Dormir bien

Muchas personas sufren actualmente de insomnio y otras dificultades para conciliar el sueño, y esto puede resultar en serios problemas para nuestra salud-física y mental-, nuestro rendimiento en el trabajo y nuestra vida social. Una mala noche de sueño evita que nuestro cuerpo se recupere de las exigencias diarias, llevando a dolores que pueden incluir, entre otras cosas, jaquecas.

Antes de tomar medicamentos que pueden empeorar más que mejorar la fatiga, investiga para ver si quizás estas consumiendo comida que perturba el suelo (como pastas). Prueba con estirar bien todo el cuerpo antes de acostarte. Haz ejercicio. Calcula a qué hora debes acostarte para descansar unas 7-8horas, apaga las luces, ponte música tranquila, acuéstate y cierra los ojos. Revisa técnicas de meditación que puedas practicar cuando ya estas metido en la cama. ¡Verás como estos pequeños cambios de hábito te ayudan a curar tu insomnio!