Gracias a su tecnología de reconocimiento de rostros, Microsoft ha anunciado la posibilidad de identificar los sentimientos de alguien en base a una fotografía de él mismo.

Esta no es la primera vez que este gigante tecnológico nos ha otorgado la posibilidad de analizar ciertos datos de una imagen para poder obtener información de la persona que aparece en ella. En un primer momento, crearon una web que te permitía conocer la edad del protagonista de la imagen y luego otra que te permitía encontrar el parecido entre dos personas. Ahora, esta web se perfila como un sitio que podría ser tan popular como sus dos predecesoras.

Esto lo ha anunciado Microsoft en el marco de su Project Oxford, que se trata de un proyecto que desarrolla herramientas de aprendizajes para programadores en base de APIs. Para quien no lo sabe, API quiere decir Interfaz de Programación de Aplicaciones (por sus siglas en inglés “Application Programming Interface”). Se trata de un conjunto de subrutinas y métodos que se ofrecen en una determinada biblioteca (informática, por supuesto) para ser empleado por otro software distinto.

Esta nueva API que ha incluido Microsoft en su Project Oxford permite la identificación de emociones en los rostros de las personas que aparecen en las fotos que le proporcionamos. De ese modo, puede reconocer sentimientos tales como la tristeza, la alegría, el enojo, la sorpresa, la felicidad, etc. Esto sienta la base para futuras aplicaciones que se basen en la identificación de imágenes.

Por otra parte, el mismo proyecto incluye APIs que permiten, por ejemplo, pronunciar palabras a partir de un texto escrito y también reconocer lo que dice el usuario. Como se verá, aunque no se trate de imágenes, dichas APIs tienen un fuerte anclaje en la capacidad de identificar algo, en este caso el sonido, que es inmaterial pero factible de ser reconocido.

Esta web que forma parte del Project Oxford está basada en un algoritmo matemático, ni más ni menos, que sigue un patrón que está codificado y que realiza diversas operaciones matemáticas. Lo más relevante y digno de destacar es que esta web no sólo nos permitirá conocer la emoción adjudicada a la persona que aparece en una imagen sino también el porcentaje ligado a ese sentimiento. Por ejemplo, puede indicar si el protagonista de la foto está 87 % feliz, 54 % triste o 12 % sorprendido.

No obstante, al tratarse de un algoritmo, es probable que el mismo pueda ser engañado o eludido de alguna manera. Después de todo, el software no es infalibles cuando se trata de reconocer las emociones humanas. Pero resulta novedoso e interesante que estos datos puedan ser recogidos e identificados a partir de una imagen.

Para poder rastrear las emociones de una persona fotografiada, se debe subir a la web una imagen de 36 x 36 píxeles y que tenga al menos 4 MB de tamaño. Es decir, que tenga una calidad suficiente para poder reconocer los rasgos faciales o físicos del sujeto y sus expresiones.