La cocción es un proceso químico mediante el cual sometemos al calor ciertos alimentos y sustancias para transformar sus propiedades y características físicas, para que sean aprovechadas de una mejor forma por nuestro organismo, ya que al cocerlos se elimina un porcentaje importante o la totalidad de los microorganismos presentes en ellos.

  • Cocción en seco: Como su nombre lo indica, en este tipo de cocción no se agrega ningún elemento líquido o sólido, sino que se aplica el calor casi de forma directa sobre los alimentos. En este método encontramos los alimentos a la parrilla, a la brasa, al horno, a la plancha e incluso los gratinados. Es un método bastante sano, en el caso de las proteínas, aunque en algunos casos puede hacer que los alimentos se sequen demasiado, y sea difícil masticarlos.
  • Cocción en líquido o húmedo: Se trata de un método totalmente contrario al anterior, porque indica que la cocción se realiza utilizando líquido, esto es, sumergiendo los alimentos en agua, generalmente. Aquí podemos mencionar los hervidos, ya sea con agua fría o con agua caliente y el conocido proceso de baño de María, que pertenece a las cocciones al vapor, que se ubican dentro de esta clasificación.
  • Cocción en medio graso: Este método utiliza un medio graso, combinado con el calor, para facilitar la cocción de los alimentos. Generalmente emplea el aceite, de maíz, oliva, soya, etc. En este grupo se incluyen las tareas de freír, saltear y dorar alimentos. Puede resultar perjudicial para la salud por el alto contenido calórico de la grasa que se adhiere a los alimentos, pero sigue siendo uno de los más conocidos.
  • Cocción mixta o combinada: Es un método que combina al menos dos de las técnicas mencionadas anteriormente, y garantiza un alto grado de cocción en los alimentos. Se utiliza especialmente para productos que son un poco difíciles de cocer, o para proporcionar sabores particulares en las diferentes recetas. A esta clasificación pertenecen los guisos y estofados principalmente.

En función del tipo de alimento que cocines o el plato que deseas preparar, puedes optar por una cocción diferente, lo que debes recordar en todo momento es la importancia de la cocción para evitar posibles riesgos para nuestra salud.