Gases

Padecer de gases es un problema que puede llegar a ser muy serio. Los cólicos de gases pueden ser tan dolorosos que causen punzadas en el pecho similares a los dolores de un infarto o se pueden confundir con un cólico de vesícula, por poner algunos ejemplos.

Los gases pueden ser causados por consumir alimentos considerados flatulentos, como las legumbres o algunas verduras. Pero también pueden ser debidos al estreñimiento. La materia fecal acumulada en el intestino fermenta al no poder salir, causando una gran cantidad de gases.

Se aconseja a quienes padecen de gases que además de tomar las infusiones indicadas eviten comer alimentos flatulentos, mascar chicle, consumir bebidas con gas o beber por pajitas.

Infusión para los gases: Hinojo, menta y anís. Es una mezcla muy típica pero muy efectiva. Se mezclan a partes iguales y se toman después de las comidas. Su efecto se nota ya con la primera infusión pero es mucho más notorio tras varios días.

Acidez

La acidez de estómago es un problema muy frecuente y que suele estar causada por los reflujos. Ya sea porque la válvula de entrada al estómago no cierre correctamente ya sea por otros motivos, durante la digestión algunas personas notan como los ácidos del estómago encargados de deshacer los alimentos suben a través del tubo digestivo.

Estos ácidos irritan el esófago e incluso llegan a la tráquea, causando un fuerte dolor e incluso úlceras. Además de los tratamientos naturales que vamos a ver, se aconseja a quienes sufren este trastorno que duerman ligeramente elevados gracias a un cojín especial para reflujos.

Toma infusiones de diente de león con cilantro y comino. Si no te gusta la combinación, alterna una infusión de cada cosa detrás de cada comida. Sustituye el café por achicoria y notarás también una gran mejoría.

Digestiones lentas y pesadas

No todo el mundo digiere los alimentos a la misma velocidad y hay personas que tienen serios problemas con determinadas comidas. Las toman al mediodía y se sientan a la mesa a la hora de la cena con la misma sensación de pesadez con la que se levantaron a la comida. Esto es porque no han logrado digerir lo que han comido.

Las digestiones lentas pueden causar otros problemas digestivos más graves y resultan muy incómodas para quienes las padecen. Por eso se recomienda evitar las comidas que las causan, masticar mucho los alimentos para favorecer la digestión y, por supuesto, tomar las infusiones que se recomiendan aquí.

Las infusiones de té verde con un toque de menta y jengibre son perfectas para aligerar las digestiones y son además muy sabrosas. En verano, se pueden tomar heladas con hielo picado y son un fantástico refresco.