La versión más accesible tendrá un precio de 52.000 euros que es la 250 4matic de 211 cv y la más cara la 250d 4matic de 204 CV por 54.850 euros, siendo más caro por lo tanto que el modelo ya existente, el GLC estándar, que podíamos comprar por entre 31.000 y 48.000 euros.

Tiene un parabrisas más inclinado, la parte posterior tiene una caída suave y prolongada que le da su aspecto de coupé, su capacidad de la cajuela o maletero es de 491 litros, menor por 59 del GLC que tiene (550 litros).

Saldrán al mercado 3 versiones, dos con motor diésel y una de gasolina de cuatro cilindros,  quedando de la siguiente forma: GLC 220d Coupé  de 170 CV (diésel),  GLC 250d Coupé de 204 CV (diésel) tracción total por eso la denominación 4matic y  GLC 250 Coupé de 211 CV (gasolina), todos con una caja de 9 velocidades automática. Posiblemente se introducirán dos nuevos motores, un GLC 350 e 4MATIC Coupé que será híbrido y enchufable que puede recorrer 30 km en modo eléctrico, usando sus dos motores tiene 320 caballos de potencia en conjunto, acelera de 0 a 100 km en 5.9 segundos, tiene una caja de 7 velocidades automática. Y un Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC Coupé con motor V6 biturbo de 367 CV de potencia, podrían salir a principios del 2017.

Interior que presenta la versión coupe del GLC

Mercedes realizó cambios para hacerlo más deportivo, lo que llevo a tener que modificar la suspensión y dirección, de serie tiene una suspensión deportiva, es neumática (air body control) lo que permite cambiar la altura de la carrocería de acuerdo a las necesidades, en el modo más deportivo la reduce 15 milímetros, según mercedes el vehículo reconoce automáticamente la altura para facilitar la carga y descarga y esto hace que la altura sea 4 cm menos a la normal.

Las llantas son de 18 pulgadas de diámetro ya de serie, cajuela de apertura automática, sistema de arranque sin llave, la tapicería es de imitación de cuero y maneja un sin múltiple de opciones para personalizar el exterior como el interior, paquetes como Exclusive, nigth o AMG line, llantas de hasta 20 pulgadas y en la versión a gasolina un escape que hace un ruido más elevado que el normal.