Aclamado como “La bestia del infierno verde” por su peculiar tono de carrocería, un verde mate llamado “AMG Green Hell Magno”, este vehículo es mucho más que su color. Dicho modelo sube un peldaño más en lo que a radicalidad y potencia se refiere y se presenta con un motor de gasolina V8 de 585 CV y elementos representativos de la competición.

Con este modelo, el fabricante alemán ofrece un superdeportivo más pasional y radical al momento de compararlo con los otros AMG. Y es que fue desarrollado nada más y nada menos que en Nürburgring y al mismo tiempo, ha tomado muchos elementos de su hermano, de competición, el Mercedes AMG-GT3.

Este vehículo de alto rango, que fue presentado oficialmente durante el festival de velocidad de Goodwood 2016, luce una carrocería que no pasa para nada desapercibida con su color verde “Green Hell Magno” y un kit aerodinámico que nada tiene que envidiarle a los mejores deportivos del momento.

El túnel de viento ha resultado de suma importancia a la hora de desarrollar una mayor resistencia al aire, con soluciones activas que mejoran el efecto suelo, como la pieza móvil de fibra de carbono que se encuentra en el frontal y que aporta hasta 40 Kg de carga extra (a 250 Km/h) y la calandra claramente diferenciada con respecto a las versiones GT y GT S, además de contar con un trabajo de elementos activos.

Fotografía del interior de este nuevo AMG GT R

Las ruedas son mucho más anchas que en la versión convencional. Con 4,6 cm extra en el eje delantero y mucho más notorio en el eje trasero con sus 5,7 cm de más. En esta parte, se da cabida a unas llantas de 19 pulgadas. Se debe tener en cuenta que los cauchos suministrados son los semi slicks Michelin Pilot Sport Cup 2, a nivel de superdeportivos como el Ferrari 458 Speciale o el Porsche 918 Spider.

En cuanto al sistema de frenos, dispone de pinzas de altas prestaciones pintadas de color amarillo, mientras que los frenos carboceramicos son opcionales, de 390 mm de diámetro para las ruedas delanteras y 360 mm en las traseras. Este último extra, llegado directamente de la competición, permite reducir el peso del vehículo en 17 kg, quedando como resultado el conjunto total de Mercedes-AMG GT R en 1.555 kg en vacío.

Este  Mercedes cuenta con un motor de gasolina V8 de cuatro litros de origen, pero con una potencia elevada hasta los 585 CV, lo que supone una ventaja de 75 CV en lo que al Mercedes-AMG GT S respecta, y de 123 CV en el caso del Mercedes-AMG GT. Y para la correcta gestión de esta potencia que ofrece el motor V8 este modelo alemán ofrecerá una caja de cambios automática de doble embrague, con la tecnología “AMG Speedshift” que cuenta con un total de siete marchas. Como la mayoría de modelos de este fabricante, su tracción es trasera, pero además utilizará el sistema “AMG Traction control” y su diferencial autoblocante, complementos que harán su conducción más segura.

Además las ruedas traseras son de tipo directrices y mejoran el paso por curva cuando giran en sentido contrario a las delanteras cuando se circula a menos de 100 km/h y haciéndolo en el mismo sentido las cuatro ruedas cuando se supera esta velocidad.

Todas las características, anteriormente citadas, contribuyen a que el Mercedes- AMG GT R, pueda acelerar de 0 a 100 Km/h en cuestión de 3,6 segundos (0,2 segundos más rápido que el  Mercedes-AMG GT S) y alcanzar una velocidad máxima de 318 Km/h. En conclusión, un vehículo no recomendado para aquellas personas sensibles a las emociones fuertes o con problemas cardíacos.