Si elegir el menú para una boda es siempre complicado, ahora lo es todavía más debido a la proliferación de alergias e intolerancias. Cada vez más personas son diagnosticadas con estos problemas, especialmente los relacionados con los lácteos, la proteína de la leche, el gluten o en huevo. También empiezan a ser frecuentes los vegetarianos que deciden por propia voluntad no consumir productos de origen animal.

Es evidente que en una boda no se puede elaborar un menú al gusto de todo el mundo, pero sí se puede hablar con el restaurante para que nos ofrezca opciones a mayores del menú que hemos escogido: un menú libre de alérgenos en el que no figuren la mayoría de los productos que pueden producir alergia, un menú vegano y un menú para personas con problemas de salud (bajo en sal y condimentación).

Al entregar la invitación a la boda se puede ofrecer la información sobre dichos menús y pedir a los invitados que nos devuelvan la tarjeta marcando cuántas personas van a asistir y qué menús desean. De este modo, se respetan las opciones de todo el mundo y se facilita que se pueda participar de la fiesta con normalidad, independientemente de los problemas alimenticios que se tengan.

Todo el mundo puede participar de la fiesta

Seguro que tus amigos y familiares que deben de comer diferente os lo van a agradecer ya que estas personas en muchos casos deben de acudir comidos a estos eventos o con su propia comida en una bolsa. Esto es muy violento para muchas personas que se ven obligadas a dar muchas explicaciones que no deberían de ser necesarias.

Como precaución aseguraros de que los alimentos libres de alérgenos se van a preparar por separado para evitar la contaminación cruzada y de que se dispone de reservas para el caso de que haya que preparar algún plato a mayores a última hora.

Hace pocos años conseguir menús de este tipo en cualquier restaurante era una tarea complicada, pero hoy hay una mayor conciencia sobre estos problemas, por lo que en la mayoría de las cocinas existen cocineros con formación en materia de alérgenos y que pueden preparar platos seguros para estas personas.

Incluso es posible que ellos mismos os los sugieran, del mismo modo que os sugerirán un menú infantil si a la boda van a acudir niños pequeños. No olvidéis el detalle de los postres finales, algo que a menudo se olvida al preparar un menú alternativo. Los alérgicos o intolerantes también tienen derecho a disfrutar de la tarta nupcial, aunque sea en su versión más saludable.