Hay una gran variedad de playas cerca de Venecia. Algunas de ellas son más adecuadas para nadar y tomar el sol que otras; algunas son privadas, mientras que otras son públicas. La playa de Lido es quizás el más popular y sin duda la más concurrida por los turistas, especialmente durante los meses de verano. La isla, a menudo simplemente conocido como el Lido, es un banco de arena de 14 kilómetros que se encuentra entre la parte continental de Venecia y el mar Adriático.

Playa Lido en Venecia

Alberoni es la última playa del Lido. No es nada espectacular, pero sin duda una playa bastante agradable y amplia también. Para sorpresa de sus visitantes, no es tan concurrida como tantas de las playas de todo el norte de Italia. Se halla en una reserva natural y realmente parece un mundo alejado del ajetreo y el bullicio de Venecia. Una gran idea es alquilar una bicicleta y explorar la isla. El único problema con esta playa es que, durante el mes de agosto, tratar de adentrarse un poco más en el agua es un suplicio, ya que los barcos y las motos acuáticas ocupan toda la costa.

Playa de Alberoni, dentro de la de Lido

Otra playa cercana a Venecia es Bibione, que está rodeada por un fragante bosque de pinos. No está tan lejos de la ciudad de los canales y es de fácil acceso en tren o en coche. Si vas en tren hasta la estación Portogruaro y coger el autobús regular a la ciudad.

Playa de Bibione, junto a una frondosa arboleda verde

Rosolina está aproximadamente a 60 kilómetros de Venecia, justo al sur de Chioggia, y es de fácil acceso en autobús desde el aeropuerto Marco Polo. Esta playa tiene más de ocho kilómetros de largo y cuenta con una arena limpia y fina. Debido al gran tamaño de la playa, rara vez te encontrarás hacinado junto a otros turistas, a excepción de agosto y los fines de semana en julio. Gran cantidad de hoteles en la zona ofrecen piscina y canchas de tenis.

La próxima playa en la carretera, luego de Rosolina, es Albarella. Es una de las playas más bonitas que se encuentran cerca de Venecia. La playa se encuentra en una isla privada que se halla dentro de una reserva natural. La Isla Albarella tiene sólo cinco kilómetros de largo y dos kilómetros de ancho y es famosa por tener alrededor de dos millones de árboles. El nombre, Albarella, significa árbol de álamo. Es una isla privada, por lo que sólo los huéspedes que se alojen aquí pueden acceder. Este lugar es realmente un paraíso si tienes niños, en especial si deseas que practiquen algún deporte acuático. No hay casi autos, así que los únicos medios de transporte son la bicicleta y el pequeño tren que recorre la isla. También puedes ir caminando a todos lados.