• Museo de Historia Natural de Londres. Este gran espacio cultural relacionado con la Tierra y la naturaleza, además de ser uno de los más completos del mundo, su entrada es totalmente gratuita. Hay más de 70 millones de piezas y objetos relacionados con la fauna y flora del planeta, procedentes de los cinco continentes y datados en diferentes periodos de la historia. El Museo de Historia Natural de Londres da la bienvenida a los visitantes con un gigante esqueleto de ‘diplodocus’, y es que precisamente los dinosaurios son uno de los temas principales del centro. Si viajas a la capital británica y quieres disfrutar de una jornada lúdica, cultural, y especialmente económica, no te pierdas esta visita.

Museo de Historia Natural de Londres

  • Museo Grévin de París. ¿Te imaginas ver a tus personajes favoritos frente a ti? Con el Museo de Cera de la capital francesa es posible observar la representación de los famosos que han marcado nuestra vida. Hay más de 500 figuras, que con total realismo, se exponen frente a los curiosos visitantes que quieren ver a sus actores, cantantes o deportistas preferidos. Además, nada más llegar el Museo Grévin los turistas podrán descubrir el ‘Palacio de los Espejismos’, un gran caleidoscopio que transportará a toda la familia a diferentes escenarios del planeta. Abre todos los días de la semana entre las 10 y las 19 horas y el precio oscila entre los 15 y los 22 euros, ¿te lo vas a perder?

Museo Grevin

  • Museo EXPLORA de Roma. Si quieres que los ‘peques’ disfruten de un día divertido mientras aprenden y desarrollan sus habilidades, no te pierdas el museo EXPLORA de Roma. Viajar a la capital italiana supone que nuestros hijos se pasen el día viendo antiguos monumentos y turísticos edificios, por eso, llévalos a que jueguen en uno de los mejores espacios infantiles de la población romana. Se trata de una ciudad en miniatura donde podrán experimentar en diversos talleres y áreas recreativas sobre temas tan variados como ciencia, tecnología o medio ambiente. El precio de entrada es de 7 euros para los mayores de 3 años.

Museo Explora en Roma

  • Museo de la Ciencia NEMO de Ámsterdam. La capital holandesa se convierte en un paraíso de diversión cuando los niños descubren el Museo de la Ciencia. El gran velero situado junto a la entrada dejará boquiabiertos a los más pequeños, y seguirán sorprendiéndose a lo largo del recorrido. ¿Cuál es la mejor manera de que nuestros hijos aprendan? ¡Experimentando! Por eso, en el interior del museo NEMO se convertirán en científicos por un día para adentrarse en el mundo de la ciencia y la tecnología mientras juegan, aprenden y se divierten en familia. El museo permanece abierto entre las 10 y las 17 horas y el precio de entrada es de 13,50 euros, ¿quién se apunta a conocer el lado más divertido de la ciencia?

Museo de la Ciencia en Amsterdam

  • Museo del Cómic de Bruselas. ¿Quién no conoce al famoso personaje Tintín y a su inseparable amigo el Capitán Haddock? Si tus hijos son fans de sus historias o de los cómics en general, no podéis dejar pasar por alto la visita a uno de los museos más populares del continente europeo. Aquí conoceréis en familia como se crean los cómics, ver más de 6 mil ilustraciones originales y conocer la historia de los ‘tebeos’ desde sus orígenes hasta nuestros días. Descubre este divertido e interesante museo; está abierto de martes a domingo entre las 12 y las 17 horas y el acceso cuesta entre 3 y 8 euros, dependiendo de la edad de los visitantes.

Museo del Cómic en Bruselas

  • Museo Alemán de la Tecnología. En Berlín se encuentra uno de los museos más completos sobre ciencia y tecnología, donde a través de diferentes máquinas, transportes y diversos aparatos los visitantes harán un recorrido por la historia. Aviones, naves, trenes o hasta una antigua fábrica de cerveza dan vida a este gran espacio donde toda la familia descubrirá el interesante mundo de la tecnología a lo largo de los siglos. Se puede visitar de martes a domingo de 9 a 18 horas y el precio de entrada de 6 euros para adultos y de 3,50 euros para estudiantes.

Museo de Tecnología de Alemania