1. Ámsterdam. Pensar en una ciudad ‘bike friendly’ es sinónimo de Ámsterdam; y es que la capital holandesa es desde hace décadas una de las poblaciones del mundo donde más se utiliza la bicicleta y más facilidades se ofrecen a los ciclistas en cuanto a infraestructuras. Si estás pensando en hacer un viaje a Ámsterdam, te recomendamos que te unas al más del 50% de sus habitantes que utilizan la bici para sus desplazamientos y alquiles una para recorrer la localidad.

Amsterdam es una de las ciudades más respetuosas con las bicicletas

  1. Copenhage. Muy cerca a Holanda, en Dinamarca, encontramos otra de las ciudades que desde años se ha consolidado como una población que apuesta al máximo porque sus habitantes y turistas usen este medio de transporte ‘verde’: Copenhage. Tanto es así, que el término ‘copenhaguize’ se utiliza para hablar de la planificación de mejoras de infraestructura en otros lugares del mundo. Una correcta señalización y diferentes puntos de parking de bici repartidos por la ciudad son sus principales características.

Parking para bicis en Copenhage

  1. Utrech. Los Países Bajos repiten en el ranking de las mejores ciudades para ir en bici ya que Utrech es la que consigue la ‘medalla de bronce’. A diferencia de otras grandes ciudades mundiales que han potenciado el uso de la bicicleta, Utrech es una de las localidades más pequeñas que aparecen en el listado y que más están apostando para que sus habitantes la utilicen para moverse. Desde hace años, la ciudad holandesa se ha convertido en un referente para planificadores de todo el mundo que quieren copiar ‘ideas verdes’ en el uso de la bici.

Carril bici repleto de bicicletas en la ciudad de Utrech

  1. Sevilla. Aunque la capital andaluza no apuesta con un porcentaje tan alto como las anteriores, es una muestra de cómo con la mejora de infraestructuras en la ciudad puede hacer que sus habitantes cambien el transporte urbano o el coche por la bici. Y es que en menos de 6 años, un 7% de la población sevillana ha optado por realizar los trayectos cortos de esta forma tras la mejora de carriles-bici y la instalación de bicicletas públicas urbanas. Un claro ejemplo de cómo la apuesta por invertir en el ciclismo por parte de los ayuntamientos, es el ‘empujón’ final para que los habitantes se sientan seguros y con ganas de utilizar la bici como medio de transporte.

Paseo en bicii por Sevilla

  1. Burdeos. Los turistas que viajaban a esta población del sur de Francia 5 años atrás, sólo veían alguna bicicleta por las calles de forma muy esporádica. Pero tras las mejoras realizadas por parte de la administración de la ciudad el resultado ha sido: 200 kilómetros de carril-bici en el entramado urbano y 400 kilómetros contando el área de la periferia. No sólo eso, sino que sus habitantes se han tomado muy en serio la necesidad de su utilización como una alternativa ecológica y saludable para moverse por la población y el respeto al ciclista es máximo.

Caminos para seguir una ruta por los alrededores de Burdeos

  1. Nantes. Otra población francesa que se ha tomado muy en serio la apuesta por la bicicleta en su ciudad es Nantes. 40 millones de euros es el presupuesto que se ha decidido invertir en los últimos 5 años para hacer de Nantes una zona segura para la circulación de ciclistas y con unas infraestructuras óptimas para turistas y habitantes. Una curiosidad sobre la ciudad, es que fue la primera localidad de Francia que permitió el giro a la derecha para ciclistas con semáforo en rojo.

Semáforo en rojo que deja pasar para girar a los ciclistas

  1. Berlín. Y vuelven a aparecer en el ranking grandes capitales europeas, en este caso, Berlín se lleva el séptimo lugar. Un 13% de los habitantes apuestan por el uso de la bici, algo bastante considerable teniendo en cuenta la extensa población de la capital alemana. Sin embargo, siendo una de las ciudades que más dinero pueden permitirse gastar en infraestructuras, y así lo demuestran invirtiendo en otros medios de transporte, es una de las que más despacio hacen avances significativos en la apuesta por el ciclismo.

Turistas que recorren Berlín en bici