Este país tiene por tradición el consumo de la cerveza desde tiempos inmemoriales. Se dice que algunas tribus germanas del siglo VI a. C. bebían cerveza. Ya en el año 766 de nuestra era se estableció la primera empresa cervecera en Geisingen, junto al río Danubio.

Si viajas a Alemania para degustar sus bebidas, no dejes de probar las mejores cervezas alemanas que pasamos a describirte a continuación. Muchas de ellas podemos comprarlas también en diferentes supermercados de otros países, gracias a su gran popularidad estas deliciosas bebidas espumosas se comercializan fuera de Alemania. Así que si quieres probar las más auténticas cervezas alemanas te ofrecemos un completo listado a continuación con las que te recomendamos desde Hogarus:

  • Schneider Weisse: esta cerveza es célebre en Alemania. Es una cerveza de trigo con suaves toques ácidos y poco amargor, logrando una bebida equilibrada. Es ideal para tomar con platos con conejo, pavo o pato.

Cerveza alemana Schneider Weisse

  • Schofferhofer Hefeweizen: tiene un leve amargor y un notable sabor ácido, con suaves toques cítricos. Este tipo de cervezas levemente amargas son ideales para comer con platos de mar, como pescados y mariscos.

Cerveza Schofferhofer Hefeweizen

  • Franziskaner Hefe Weissbier: es una cerveza de trigo que tiene un sabor sin extravagancias. Los chefs recomiendan maridar esta cerveza con pastas italianas, sobre todo con lasagna. Sin dudas, esta cerveza alemana es ideal para tomar en familia o con amigos en una comida abundante.

Cerveza Franziskaner Hefe Weissber

  • Paulaner Dunkel Hefe Weizen: es una cerveza refrescante, con un perfecto balance entre dulce y amargo. También tiene pequeños toques ácidos. Su leve gasificación la hace muy ligera. Por su sabor dulzón, es aconsejable beberla para acompañar platos exóticos (como la comida árabe, por ejemplo), en los que el sabor dulce predomine, así como también para comer con postres o platos basados en frutas.

Cerveza Paulaner Dunkel Hefe Weizen

  • Konig Ludwig Weizen Dunkel: es una cerveza de trigo con un sabor suave y refrescante, tan sutil que se asemeja a un zumo de trigo. Es tan suave que es ideal para acompañar un plato con sabor fuerte, como las comidas con base de bacalao.
  • Licher Hefe Hell: esta cerveza tiene un exquisito sabor a miel, plátano y especias, aunque también tiene toques cítricos. Se recomienda para acompañar platos de carnes, como el buey con queso parmesano, ya que resalta tanto el sabor de la carne como el de los aderezos.
  • Spaten Oktoberfest: una de las mejores cervezas alemanas es la Spaten Oktoberfest. Elaborada con maltas de Viena o Múnich, tiene un excelente equilibrio. Posee color marrón claro y tiene un aroma y un sabor que, si bien son dominantes, no abruman.
  • Ayinger Bräu-Hell: las cervezas Sea Helles y Maibock son de color pálido pero tienen un excelente sabor a malta, a pesar de que también están elaboradas con lúpulo. Este tipo de cerveza fue creada para competir con la Pilsner y es una muy buena contrincante en cuanto al sabor y la calidad.
  • Alaskan Brewing: esta cerveza es difícil de conseguir fuera de Alemania. Su color oscila entre el marrón y el ambar. Tiene un sabor amargo y un toque de lúpulo, aunque es ligeramente malteada.

Comprar estas cervezas alemanas en una botella no será lo mismo que degustarlas en la popular Ocktoberfest de Múnich, o en los locales más emblemáticos de Alemania, donde probaremos esta bebida servida directamente de barril, conservando así mucho mejor su sabor. En cualquier caso, comprar alguna de estas cervezas nos permitirá disfrutar de las mejores bebidas procedentes de este país que podemos probar sin necesidad de viajar a sus principales ciudades.