Hablar de una rutina de ejercicios no implica obligatoriamente que deba ser una lista compleja de actividades, ya que una caminata durante un lapso de tiempo del día se considera ya una rutina de ejercicios. Sin embargo, lo ideal es que no nos quedemos en una fase fija de nuestra actividad física y busquemos siempre mejorarla, por ello presentamos algunos consejos para hacerlo.

  • Postura: En algunos casos, una rutina de ejercicios no es lo suficientemente eficaz debido a que los ejercicios correspondientes no se realizan en la postura correcta. En este sentido, es muy importante ejecutar los movimientos de la forma adecuada, a fin de sacar provecho del ejercicio. Además, esto también permite evitar cualquier tipo de lesiones en los músculos y ligamentos.
  • Incrementar la intensidad: La razón por la que muchas personas se quedan estancadas en cuanto al logro de sus objetivos al hacer ejercicio, como bajar de peso y lograr un cuerpo saludable, se debe a que no hacen modificaciones en su rutina. Los especialistas recomiendan que cada cierto tiempo se deben hacer cambios orientados al aumento de la intensidad, porque se supone que el cuerpo va ganando mayor resistencia y fuerza, y debemos llevarlo a lograr metas más altas. De allí que debas supervisar si estás en condiciones de incrementar el grado de complejidad de tu entrenamiento cotidiano.
  • Respiración: La respiración permite el ingreso de oxígeno al cuerpo y el fortalecimiento de la circulación de la sangre a los músculos. De modo que se recomienda respirar correctamente para evitar la fatiga, por medio de una técnica muy sencilla: exhalar durante el esfuerzo e inhalar durante la relajación. Es fundamental respirar bien para evitar algún desmayo o alteración durante la actividad física.
  • Alimentación: La alimentación es también otro elemento importante, no solo para mejorar una rutina de ejercicios, sino también nuestra salud en general. Por ello, debemos alimentarnos de acuerdo al objetivo que persigamos al realizar actividad física. Muchas veces, las rutinas no proporcionan los resultados esperados debido a que no llevamos la alimentación correspondiente, por lo que es conveniente prestar atención a este aspecto.
  • Calentamiento: Los especialistas hacen énfasis en realizar un calentamiento antes de efectuar una rutina de ejercicios, para tener un mejor rendimiento y a la vez evitar el riesgo de sufrir lesiones. En todos los casos la importancia del calentamiento está siempre presente en cualquier entrenamiento, por ello siempre deberás dedicar el tiempo necesario dentro de tu rutina para preparar tu cuerpo para el esfuerzo físico que va a realizar.
  • Asesoría: Por último, es fundamental tener una asesoría adecuada sobre cómo debemos adaptar nuestros hábitos alimenticios en función a la rutina de ejercicios. Estos dos elementos para tener una buena salud y un cuerpo saludable, deben estar combinados y ser diseñados de forma paralela.